New Order – Lost Sirens

Pereza: esa es la primera palabra que me viene a la cabeza al enfrentarme a un nuevo trabajo de New Order. Sobre todo cuando lo que tengo delante son descartes de su último disco. Y es que no es ningún secreto que en la última década la carrera de la banda de Manchester se ha llevado unos buenos palos por parte de la crítica, y muchos de sus seguidores. En parte justificados, y en parte no. Sus dos últimos trabajos distan mucho de ser grandes discos, y son muy irregulares, pero contaban con canciones como Crystal, 60 Miles An Hour o Krafty, que no estaban nada mal.

Siete años después de la grabación de Waiting For Sirens’ Call, y sin venir a cuento, sacan este mini-lp con ocho canciones que en su día decidieron dejar de lado -algo de lo más sensato-. Y es que si no las sacaste en aquél momento, será por algo. Es que ni siquiera las han vuelto a grabar o retocar para la ocasión, salen tal y como fueron grabadas en 2005. De hecho, todavía es el bajo de Peter Hook el que suena en estas canciones. Supongo que todo este lanzamiento será una justificación para la enésima gira por festivales del próximo verano.

Tratándose los descartes de un disco al que le sobraban cinco o seis canciones, os podéis imaginar el cagarro que tenemos aquí delante. Totalmente asentados en su faceta rockera (a la que nunca debieron llegar), los de Bernard Sumner nos dejan ocho canciones largas que llevan al tedio y al aburrimiento. No hay por donde cogerlas. Además, una es un mix que no estaba editado de I Told You So (no me extraña) y otra es una versión extended de Hellbent, aquella canción de lo más normalita que editaron con esa recopilación llamada Total: From Joy Division To New Order.

Siendo bueno, y muy generoso, se puede decir que I Stay With You y Sugarcane tienen su punto, y un estribillo interesante, o que en I’ve Got a Feeling recuperan su talento a la hora de crear una melodía. Pero ya digo que es ser muy generoso, ya que siendo las tres mejores canciones del álbum, no pasarían el corte de una cara-b de su peor single. Y es que el problema es que suenan a viejo y sin fuerza, y todo por su afán de convertirse en una banda de rock, y dejar los sintetizadores de lado. Aunque la verdad, es que cuando los recuperan solo consiguen hacer una macarrada horrible como Shake It Up (ese “Shake It Up, Yeah!” tan Bobby Gillespie no hay por donde pillarlo). Eso sí, es la única en la que podemos escuchar bien el característico bajo de Peter Hook.

Lo mejor que podéis hacer es seguir escuchando trabajos como Low-Life (me ha saltado después de la primera vuelta de este Lost Sirens, y ha sido como pasar del infierno al cielo) o Movement, y dejar este despropósito de lado. Ya estáis advertidos, pos si os pica la curiosidad.

3,5

Spotify

Anuncios

One comment

  1. yellowsnow77 · abril 18, 2013

    32.zippyshare.com/v/92612792/file.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s