Primavera Sound 2013: Phoenix – Bankrupt!

No soy el muy seguidor de Phoenix, y siempre he sido bastante crítico con ellos. Nunca he entendido como sus discos reciben esas notas tan altas, y no sé como han llegado a ser cabeza de cartel de festivales tan grandes como el Coachella, o nuestro Primavera Sound. Sobre todo porque me parecen muy irregulares, y sus discos se suelen desinflar a medida que van pasando los temas. Lo que no niego es que saben como sacar singles totalmente redondos, de esos que se convierten en un clásico instantáneo. Canciones como Too Young, If I Ever Feel Better o Liztomania son autenticas maravillas, y gracias a ellas, están donde están. Sin este tipo de temas están perdidos, y este “Bankrupt!” es una buena prueba de ello.

Lo primero que llama la atención del quinto disco de la banda de Versalles, es la saturación de teclados. Los franceses se han emocionado con los cacharritos, y a muchas de las canciones le sobran capas y capas de instrumentos. Es como si quisieran esconder la mediocridad de estas composiciones entre muros de teclados y cajas de ritmos. De hecho, yo creo que hasta ellos mismos lo saben, y por eso encargaron a una versión desnuda, y semi-acústica, de Entertainment a Dinosaur Jr. Este tema sí que funciona a pelo, ya que es de lo poco que destaca de este disco. Aún así, le sobran esos teclados chinescos, que no hay por donde pillarlos. Otro problema que tiene el disco son las baladas ñoñas y sin sustancia. The Real Thing podría ser un buen tema si la canción tuviera algo de chicha, y si hubieran dado con un estribillo majo. Y es que aquí funcionan los instrumentos (esas cajas de ritmos se las han robado a los Pet Shop Boys), pero fallan estrepitosamente con la melodía. Mejor dicho, con la ausencia de ella. El único tema que realmente funciona del todo es S.O.S. In Bel Air, donde si que aciertan con ese estribillo que incita a bailar. De hecho, es la única que podría ir de la mano con Liztomania o 1901. Otra cosa que veo, y que no me gustan, son unas cuantas concesiones al mercado norteamericano, ese que les da de comer. Solo así se explican temas como Trying to Be Cool o Chloroform, donde hay un deje r&b que canta demasiado.

Una de las cosas que nunca he entendido de Phoenix, son esos temas a medio camino entre la experimentación y el new age. Ya los hacían en su anterior trabajo, y aquí vuelven a reincidir en la canción que da titulo al álbum. Un absoluto coñazo de siete minutos que rompe toda la linea del disco, y que hace que se hunda del todo. Y es que este tema podría ser una anécdota, si lo que viniera después tuviera algo de interesante, pero no. La segunda parte del disco es incluso peor que la primera, y tan solo se salva el estribillo de Drakkar Noir, y el tema que cierra el álbum, que está bien pero que tampoco es para tirar cohetes.

Desde luego, es su peor trabajo con mucha diferencia, y con él se deberían de estrellar estrepitosamente. Eso sí, algunos medios les seguirán dorando la píldora eternamente.

4,5

Streaming de iTunes

Anuncios

4 comments

  1. yellowsnow77 · abril 22, 2013

    53.zippyshare.com/v/64764964/file.html

  2. Fito · abril 22, 2013

    Yo creo que, efectivamente, es muy malo, pero no el peor (Alphabetical es difícil de superar en ese sentido).

  3. Ramon · abril 22, 2013

    No se merecen una entrada en un blog de nivel como este, pero siempre es bueno saber la opinión, aunque debieran hacerlo muy muy bien para cambiar mi criterio sobre ellos.

  4. Pingback: Phoenix – Ti Amo | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s