Mark Kozelek & Jimmy LaValle – Perils From The Sea

El 11 de septiembre de 2011, Mark Kozelek le preguntó a Jimmy LaValle si quería escribir un tema con él. LaValle, gran seguidor de Kozelek, no dudó ni un momento, y esa colaboración se acabó convirtiendo en este extenso álbum que ya tenemos aquí.  Once canciones en las que las que la melancólica voz del que fuera líder de Red House Painters, se fusiona con la tristeza que desprende la electrónica de LaValle. El líder de The Album Leaf se ha encargado de componer toda la música de este trabajo, y lo ha llenado de melodías sintéticas y tranquilas cajas de ritmos. De hecho, yo juraría que no hay una sola guitarra en todo el disco. La verdad es que el experimento funciona, y aunque algunas veces se les va la mano con la duración de los temas, no es descabellado decir que estamos ante uno de los trabajos más interesantes del año.

Perils From The Sea” es uno de esos discos que hay que escuchar muy detalladamente, y en los que en cada escucha descubres un nuevo matiz. Además, se va a los 80 minutos de duración, por lo que hay que tener tiempo, y ganas, para enfrentarse a él. Aun así, tiene unos cuantos temas que si entran a la primera, y logran emocionar con tan solo un par de escuchas. Uno de ellos es What Happened To My Brother, el tema que lo abre, y esa primera colaboración que prendió la mecha de esta colaboración. Es una delicada canción que despierta el interés por escuchar lo que viene a continuación, y ahí es donde aciertan, ya que 1936 es de lo mejor del álbum. Sí es cierto que también es la canción más fácil de todo el trabajo, ya que no es excesivamente larga, y logran sacar un ritmo y una melodía muy pop. El resto del álbum se va a esa electrónica minimalista, y con pocos adornos. Hay canciones como You Missed My Heart, Caroline o By The Time That I Awoke, donde Kozelek pone más empeño en sacar un buen estribillo con el que conquistarte a la primera, y lo consigue – la tercera es una autentica preciosidad-, pero son los que menos.

Si nos vamos a los temas más extensos y difíciles  hay que fijarse en la delicada melancolía de Gustavo, en la oscuridad de Baby in Death Can I Rest Your Grave o en la belleza de Here Come More Perils From The Sea. Lo que sí se tenían que haber dejado fuera, es el tema de casi once minutos que cierra el álbum. Sinceramente, les ha quedado un poco coñazo y no está al nivel del resto. De todas formas, es un trabajo que hay que seguir escuchando y machando, ya que es difícil de abarcar y asimilar en poco tiempo.

7,6

Anuncios

7 comments

  1. Mr.Feathers · mayo 6, 2013

    Reblogged this on Mr.Feathers.

  2. Javi · mayo 6, 2013

    Precioso, simplemente precioso, obra de arte.

  3. Fito · mayo 6, 2013

    Tengo que reconocer que sólo lo he escuchado por encima, pero hay canciones que me parecieron muy buenas. Es un disco para escuchar con calma…

  4. cabezabolo · mayo 6, 2013

    Maravilloso!!

  5. Ramon · mayo 6, 2013

    Al final me acabará gustando el indie folk con sus variantes, en este caso electrónica. Bueno, bueno.

  6. Pingback: Black Hearted Brother – Stars Are Our Home | donteatheyellowsnow2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s