The Pastels – Slow Summits

No hace falta que diga lo grandes e influyentes que han sido The Pastels para el indie-pop, ya deberías saberlo. La banda escocesa es de esas a las que no se le pueden poner peros, y solo hay que ver la lista de colaboradores ilustres que han pasado por este trabajo, para darse cuenta. Por aquí hay miembros de Teenage Fanclub (Norman Blake empezó tocando con ellos a mitad de los ochenta), de Tortoise (la producción corre a cargo de John McEnrtire) o de To Rococo Rot. Y es que si Stephen y Katrina te llaman para que toques en su álbum de regreso tras 16 años, no puedes decir que no, casi seria una falta de respeto.

Resulta curioso ver como los escoceses han ido puliendo su sonido hasta acabar sonando a una perfecta banda de pop. The Pastels era un grupo que tocaba mal y sonaban sucios, de hecho, ese era parte de su encanto. Pero poco a poco fueron dejando esa suciedad de lado, y encontraron la belleza en dulces canciones con una buena de influencia de los Beach Boys (los del Pet Sounds, claro) y del pop de los sesenta. Slow Summits es la continuación lógica a esa carrera, y a esa evolución, ya que aunque han pasado 16 años desde Illuminati, este disco sigue donde lo dejaron. Vamos, que este no es un trabajo de reunión cualquiera, más bien es el álbum que les ha salido tras un largo descanso. Otra cosa es que les haya salido algo redondo, que no es el caso.

Slow Summits empieza muy bien, y el cuarteto inicial de canciones es más que notable. En él nos muestran las dos facetas claves que nos enseñan en el resto del disco, el cual llenan de medios-tiempos y baladas con toques de soft-pop sesentero. Sin duda alguna, aciertan mucho más en los primeros, y temas como Night Time Made Us, Check My Heart y Summer Rain son lo mejor del disco. Aunque también aciertan en Slowly Taking Place, en el que fusionan su faceta más experimental con la más pop, y consiguen un excelente resultado en un corte instrumental de más de seis minutos. O en el precioso Come To Dance que cierra el álbum. Luego aparece por ahí The Wrong Light, que no está mal, pero tampoco es para tirar cohetes. Supongo que en esta es donde mete mano Norman Blake, porqué suena a Teenage por todos los lados.

Iba a decir que es un trabajo muy agradable, pero no me gusta nada ese adjetivo para calificar la música, creo que no le hace justicia. Lo dejaré en que es un disco ideal para escuchar en un día lluvioso de primavera. Justo el que hace hoy en Madrid.

7,3

Anuncios

3 comments

  1. yellowsnow77 · mayo 17, 2013

    9.zippyshare.com/v/78547526/file.html

  2. Ramon · mayo 17, 2013

    El recuerdo de los Pastels es tan bueno que cualquier nueva obra es toda una alegria. Lo que me cuesta aceptar y entender que después de 16 años (los regresos tan espaciados me hacen torcer la nariz) estén aquí de nuevo haciendo música de interés. Digamos que la vida a veces tiene estas cosas (no quiero pensar en el dinero).

  3. Pingback: Check My Heart / The Pastels | 1001 RECORDS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s