Primavera Sound 2013: La Recopilación

Este año no podía faltar la recopilación del Primavera Sound de todos los años. 45 temas en casi tres horas de música en los que he intentado que haya un poco de todo. Por supuesto, faltan muchos (hay más de 200 grupos), pero no puedo meter todos. Espero que os guste.

  • Don’t Pretend You Didn’t Know / Dinosaur Jr. 5:32
  • The Descent / Bob Mould 3:55
  • The Missing / Deerhunter 3:41
  • Sukie / El Inquilino Comunista 3:51
  • Ciencia Ficción / Los Planetas 2:41
  • Saints / The Breeders 2:32
  • Happy When It Rains / The Jesus & Mary Chain 3:06
  • Waiting for Something to Happen / Veronica Falls 3:07
  • Silver Lining / Guards 3:00
  • Here We Go Again / Christopher Owens 3:26
  • Wait Until You Go / Adam Green & Binki Shapiro 2:51
  • Do It Again / Camera Obscura 3:17
  • This Tornado Loves You / Neko Case 3:21
  • Free / Dexys 3:44
  • Freaking Out the Neighborhood / Mac Demarco 2:54
  • I Wonder / Rodriguez 2:34
  • Is It Honest? / Woods 2:39
  • Snowflakes Are Dancing / Kurt Vile 3:22
  • Laredo / Band Of Horses 3:15
  • Feels Like We Only Go Backwards / Tame Impala 3:13
  • A Charm / A Blade / Phosphorescent 5:21
  • There She Goes, My Beautiful World / Nick Cave & The Bad… 5:17
  • See the Country / The Babies 3:04
  • Teenage Icon / The Vaccines 3:06
  • Borrowed Time / Parquet Courts 2:32
  • She Will / Savages 3:27
  • Anxiety’s Door / Merchandise 6:52
  • Trimm Trabb / Blur 5:38
  • I Follow You / Melody’s Echo Chamber 3:34
  • New You / My Bloody Valentine 4:59
  • Ride / Wild Nothing 3:26
  • Lisztomania / Phoenix 4:05
  • Cayucos / Cayucas 3:28
  • Bañadores / Extraperlo 3:20
  • Breakers / Local Natives 4:09
  • A Simple Answer / Grizzly Bear 6:01
  • Retrograde / James Blake 3:44
  • Wildest Moments / Jessie Ware 3:42
  • In The Beginning / Daughn Gibson 3:33
  • My Girls / Animal Collective 5:41
  • True Thrush / Dan Deacon 4:45
  • Hey, guys! I Know The name Of The Culprits / The S… 4:17
  • Motion Sickness / Hot Chip 5:21
  • We Will Become Silhouettes / The Postal Service 5:01
  • Full of Fire / The Knife 9:17

Beaches – She Beats

Los Sonic Youth de Teen Age Riot, algo de Stereolab o los Lush más oscuros, son algunas de las influencias más evidentes de Beaches. Esta banda de chicas de Melbourne es una de las grandes promesas de Australia, y con su álbum de debut estuvieron nominadas al Australian Music Prize. Aun así, no han recibido mucha atención fuera de las antípodas, y no parece que vayan a hacerlo próximamente.  Tampoco es que merezcan arrasar fuera de sus fronteras, están bien, tienen algunas canciones muy chulas, pero son muy irregulares. Y a veces un poco pesadas.

She Beats es un trabajo que gana mucho cuando se pone más melódico – como todos estos discos que tiran del noise -, y menos oscuro. El rollo noventero que se traen en temas como Out Of Mind, Dune, Send Them Away o Runaway, es lo mejor del disco, y la prueba de que algo de talento tienen. Tampoco está nada mal el kraut a lo Stereolab de Distance o el shoegaze de Weather, que es ruidosa, pero sin pasarse. O el dream-pop de Tanzanite, que no tiene nada que envidiar a muchos de los nuevos, e idolatrados, grupos de esta escena.

Realmente, al final te sale para un Ep muy chulo, y alguna que otra cara-b decente. Y es que los instrumentales Keep On Breaking Through y The Good Comet Returns no son nada del otro mundo. Por no hablar del rollo de Granite Snake o ese intento de acercarse a la Velvet Underground en Veda. Se podría decir que es un trabajo interesante en el que dejan ver esa irregularidad que comentaba antes. Un consejo: quédate con esos seis o siete temas buenos y pasa del resto.

6,9

Primal Scream – More Light (Deluxe Edition)

Bufffff…esa fue mi primera reacción ante un nuevo trabajo de Primal Scream que dura más de una hora (hora y media esta edición Deluxe). Sobre todo después de escuchar , It’s Allright, It’s Ok, el segundo single que es más de lo mismo (¿cuantas veces han hecho la misma canción?). Y es que seamos sinceros, los británicos no sacan un trabajo notable desde XTRMNTR, y en estos últimos trece años solo hemos podido ver su genialidad en unos cuantos temas sueltos. Otra cosa es el directo, donde nunca fallan y siguen siendo muy grandes.

A los de Bobby Gillespie siempre que hay darles una oportunidad, y eso es lo que he hecho yo con este disco, el cual he escuchado como un loco en estos últimos días. Bueno, pues a pesar de que se pasan tres pueblos con la duración y con el rollo hippy/hindú, tiene cosas muy interesantes. Eso sí, hay que ponerle ganas.

More Light va directo al grano desde primer tema, que no es otro que 2013, el maravilloso single de presentación del álbum. Nueve minutos escalofriantes, y agobiantes (el video hace mucho), con un saxo que se te mete en la cabeza y no hay quien te lo quite de encima. Además, cuenta con la guitarra de Kevin Shields, que vuelve a colaborar con ellos. La primera pega viene en River of Pain, su típica canción de folk psicotrópico que funciona hasta que se rayan con el sitar y la joden, por mucho que sea la orquesta de Sun Ra. Los dos siguientes temas nos muestran a los Primal Scream más rockeros, y la cosa mejora considerablemente. Sobre todo en Hit Void, que es un trallazo shoegaze impresionante donde también le dan al saxo, muy presente en todo el álbum. Aunque Culturecide también suena muy bien, y cuenta con la voz de Mark Stewart , el líder de The Pop Group. Pasando del blues electrónico de Tenement Kid, nos encontramos con otro de los grandes momentos del disco: Invisible City. Otro clásico tema de Primal Scream con aires de soul (esas trompetas), pero que funciona muy bien. Al igual que esa misteriosa versión de The Gun Club en forma de balada electrónica con toques de los cincuenta llamada Goodbye Johnny. Una autentica delicia.

Primal Scream siempre han sido muy irregulares, y aquí lo demuestran muy bien. Es un álbum demasiado ecléctico en el que han ido a tocar todos los palos de su carrera (David Holmes se ha tenido que volver loco con la producción). Un buen ejemplo son Sideman y Elimination Blues, donde se van al rock más crudo y al blues más aburrido, bajando el listón del álbum con dos temas que resultan muy aburridos. Sobre todo el segundo, que es un autentico tostón, y me da igual que este Robert Plant en el ajo. Pero bueno, saben como salir del bache, y lo hacen a lo grande con las dos siguientes canciones. Tanto la directa Turn Each Other Inside Out, como Relativity funciona de maravilla. Más esta segunda, que empieza con contundencia, y acaba como un delicioso medio tiempo folkie (esta canción en directo tiene que ser tremenda). En Walking With The Beast se descuelgan de todo con una preciosa balada folk, que funciona porque no tiene artificios ni tontunas. Tengo que reconocer que aunque It’s Allright, It’s Ok es la misma canción de siempre (ya vale con el homenaje a los Rolling), queda muy bien en esta posición del disco, casi al final cuando ya esta casi todo el pescado vendido. Tras ella solo encontramos el rock sucio de I Want You y City Slang, donde se convierten en MC5. Además, creo que estas dos no vienen en la edición normal, con lo el disco acabaría con el single. La verdad, esto de las ediciones Deluxe es un jaleo.

Del segundo disco se puede destacar Nothing Is Real/Nothing Is Unreal (mejor que alguno de los temas que aparecen en el álbum oficial), y Running Out of Time, donde se nota la influencia funky de Holmes. Bueno, y el remix de 2013 de Andrew Weatherall, que no está mal.

Han perdido la oportunidad de hacer un disco muy notable, solo por meter demasiados temas. Si lo hubieran dejado en diez u once, estaríamos ante uno de sus grandes trabajos. Una pena.

7,4

Primavera Sound 2013: Wild Nothing – Empty Estate EP

Jack Tatum debe de ser un tío inquieto al que no le gusta dejar las cosas para otro momento. Graba todo lo que se le pasa por la cabeza, y no deja que las canciones reposen en su mente. Esto es lo que ha hecho con este Epmty Estate EP, que grabó a toda leche después del tour europeo que hizo el pasado noviembre (ese que no pasó por aquí). Según él mismo, estas siete canciones le han servido para explorar nuevos sonidos, nuevos instrumentos, y nuevas voces para Wild Nothing. Grabado en Nueva York junto al productor Al Carson (Clinic o Yeasayer), pero con una gran influencia del Bowie de Berlín y su inseparable Brian Eno (supongo que se pegaría un empacho del Low). Y es que Tatum reconoce que ha estuvo escuchando a los dos obsesivamente durante las semanas previas a la grabación del EP. Y la verdad, es que en muchos casos estos temas suenan un poco a esa época.

Si es innegable que se ha ido hacia otros caminos diferentes a los escogidos en Nocturne, su último trabajo, y que la historia no le ha salido mal del todo. Empty Estate EP es mucho más pop y luminoso que su predecesor; más enérgico, y más directo. Si Nocturne era un disco que necesitaba de varias escuchas para encandilar (vaya si lo hacia), este es todo lo contrario. Aquí los temas entran a la primera, y no es necesario dar siete vueltas al EP para que te diga algo.

También es innegable lo que comenta de explorar nuevos instrumentos y sonidos, ya que desde el primer tema se puede ver una diferencia considerable. The Body In Rainfall suena grande y majestuosa con esos teclados tan Sound & Vision, y esa excelente producción. Esa es otra, el chico está acostumbrado a grabar las cosas en su casa, y ahora se ha plantado en un gran estudio y con un productor que le ha guiado durante los días de grabación. Vamos, que el disco suena estupendamente. Da igual que se vaya al pop de los ochenta en Ocean Repeating (Big-eyed-Girl) o copie directamente a los Primal Scream más electrónicos en Ride (un temazo como la copa de un pino). Por no hablar de la bonita, y acelerada, Data World o de la ya conocida A Dancing Shell, donde se nota esa nueva forma de cantar que comentaba antes.

Lo que menos me ha gustado son los dos instrumentales lentos y ambientales que ha metido, pero claro, si se ha vuelto loco a escuchar a Eno, es normal que nos deje un par de muestras de este tipo. Quitando esto, el nuevo cambio de rumbo me parece muy interesante y creo que puede dar mucho de sí.

7,4

The National – Trouble Will Find Me

No voy a negar que The National es uno de mis grupos favoritos, y que soy nada imparcial cuando hablo de ellos, pero la verdad es que no paran de darme alegrías. Desde que sacaron  Alligator, hace ya ocho años, la banda de Ohio (afincada en Brooklyn), no ha dado muestras de bajar la guardia en ningún momento, ni siquiera cuando prestan un tema para un proyecto benéfico – So Far Around The Bend me sigue pareciendo una de sus mejores canciones-. O cuando hacen alguna versión, como esa del Pretty In Pink que quedo registrada en su Daytrotter Sesion.

Desde hace unos años, se han convertido en uno de los grupos más grandes de su país (y de medio mundo), y no tienen ninguna dificultad para llenar grandes recintos. Un claro ejemplo es la fecha que tienen en Madrid el próximo mes de noviembre, que será en el Palacio de Vistalegre, un recinto para más de 8000 personas. Algo que no deja de ser curioso, ya que en su última visita actuaron en la sala Moby Dick, que debe tener un aforo de 500 – también es cierto que eso fue en 2005, y a los muy perros les cuesta una barbaridad venir a nuestro país-. Por eso mismo, sorprende que se hayan desmarcado del tono más comercial que tenia High Violet, y que hayan sacado un disco mucho menos épico y grandilocuente. Eso sí, igual de bueno o más.

Demons y Don’t Swallow The Cap ya nos avisaban de que el disco seria mucho más contenido, y que tendría menos artificios. En ese sentido si lo veo más como un Boxer que como un High Violet. Las canciones están menos decoradas y van directas al grano, algo que me parece perfecto, ya que no necesitan nada más. ¿O acaso no son tremendos ese tipo de temas en los que solo necesitan una buena batería, la profunda voz de Matt Beringer, y un piano que entra en el estribillo? Pues sí, y de eso va este Trouble Will Find Me. Ese tipo de canción tan The National está muy bien representada en This Is The Last Time, Graceless o Humiliation. Aunque también hay algún tema como Sea Of Love, en el que sacan su vena más contundente y rockera. Algo así como el  Mr. November o Terrible Love de este disco.

Lo que más predomina son los temas lentos, que se comen más de la mitad del disco, y en una primera escucha te dejan una sensación rara. No porque sean malos o aburridos, todo lo contrario, hay algunos que con tan solo un par de escuchas te dejan del revés (I Need My Girl y Pink Rabbits te ponen los pelos de punta). Pero si es cierto, que se echa en falta algún otro tema más contundente. Aunque también hay alguna canción de este palo un poco más floja (Slipped no me dice demasiado). Pero bueno, es cierto que este tipo de temas luego suelen crecer y ganar mucho con unas cuantas escuchas. Lo único que puedo asegurar a ciencia cierta, es que lo han vuelto a hacer, y ya van unas cuantas.

8,8

Recomendaciones en Streaming: Attic Lights – Super De Luxe

Attic Lights tienen nuevo trabajo y esta vez lo sacan con el sello español Elefant, que les edita este segundo trabajo lleno de grandes canciones de pop. Si en su primer disco se fijaban en los Teenage Fanclub más guitarreros (Never Get Sick of the Sea era un pepino importante), aquí amplían sus influencias y tiran hacia el power-pop de Redd Kross o The Posies. La verdad es que se les da bastante bien, y han sacado un segundo trabajo muy disfrutable, con varios hits como Say You Love Me, Future Bound o Hit And Miss. Un disco ideal para estos meses de verano que viene. Además, ya lo tienes enterito en Spotify.

Recomendaciones en Streaming: The National – Sea Of Love

The National nos siguen poniendo los dientes largos con los adelantos de su trabajo, y cuando apenas quedan diez días para la edición de este, estrenan su nuevo video. Se trata de Sea Of Love, la canción que presentaron hace unas semanas en el programa de Jimmy Fallon. Es uno de esos temas contundentes donde una base rítmica potente se fusiona con las aceleradas guitarras y la desgarrada voz de Matt Beringer. Canción marca de la casa, de esas que nunca nos cansamos de escuchar. Además, el video mola.

Recomendaciones en Streaming: Big Deal – In Your Car

Big Deal son ese delicado dúo inglés que sacó un precioso disco de debut hace un par de años. Su característica principal era que no utilizaban ni baterías ni caja de ritmos, y dejaban todo el protagonismo a sus guitarras distorsionadas. Conscientes de que es todo un riesgo no llevar una base rítmica, han cambiado de rollo en su nuevo single, y ahora nos sorprenden con este tema tan guitarrero, y con este video tan psicodélico. Sinceramente, prefería su faceta anterior, pero está canción tampoco está nada mal. El 4 de junio descubriremos si el resto de temas de «June Gloom» (así se llama su segundo trabajo) siguen en esta onda, o este In Your Car es una mera anécdota.

Vampire Weekend – Modern Vampires Of The City

Ya está aquí uno de los discos más esperados del año, y la confirmación de que Vampire Weekend son uno de los grandes grupos de nuestros días. Aunque la verdad es que no hacia falta, con sus dos primeros trabajos ya demostraron que no son flor de un día, y que saben no encasillarse en aquel afro-pop que les dio a conocer.

La campaña de promoción de este trabajo ha sido intensa, con multitud de actuaciones, videos presentando las canciones del álbum o la extraña alianza con Steve Buscemi. Pero al contrario que otros discos que están por venir (sí, me refiero a Daft Punk) no han saturado y nos han puesto los dientes largos. Principalmente porque han presentado canciones, y la campaña se ha basado en hechos, y no en rumores. Solo hay que ver el fantástico video de Ya Hey

Ya avisaron de que «Modern Vampires Of The City» iba a ser un disco más oscuro y reposado, y no mintieron (solo hay que ver la portada). Su tercer trabajo es mucho menos festivo, y se podría decir que el 60% son temas tranquilos. No pasa nada, sobre todo porque esos temas tranquilos suenan frescos y casi se han convertido en hits instantáneos (¿quién se puede resistir a Step o Ya Hey?). Además, también cuentan con cuatro canciones que sumar a sus momentos más danzarines.

Sí, es cierto que esa campaña de promoción que comentaba antes, le ha quitado un poco el factor sorpresa al disco. Hay canciones como Diane Young o Unbelievers que conocemos desde hace meses. De hecho, está última la presentaron en la televisión norteamericana el Halloween pasado. Pero bueno, siempre hay que escuchar las canciones en el conjunto de un álbum, y ver si funcionan, y aquí lo hacen sobradamente. Tanto, que no se ve una fisura hasta el undécimo tema y gran parte del disco roza la perfección. Obvious Bycycle, Step, Everlasting Arms o Don’t Lie, son tan bonitas que es imposible no enamorarse de ellas a la primera escucha. Y si hablamos de hits, Unbelievers, Finger Back o la muy afro Worship You, no tienen rival. Por no hablar de Ya Hey, la que probablemente sea la mejor canción de su carrera.

El único pero son los dos últimos temas, que parece que están metidos con calzador y no pintan mucho. Si se los hubieran ahorrado estaríamos ante un disco casi perfecto y ante su mejor trabajo. Con ellos bajo un pelín el listón y se queda rozando el sobresaliente.

8,9

Streaming de iTunes

Mark Kozelek & Jimmy LaValle – Perils From The Sea

El 11 de septiembre de 2011, Mark Kozelek le preguntó a Jimmy LaValle si quería escribir un tema con él. LaValle, gran seguidor de Kozelek, no dudó ni un momento, y esa colaboración se acabó convirtiendo en este extenso álbum que ya tenemos aquí.  Once canciones en las que las que la melancólica voz del que fuera líder de Red House Painters, se fusiona con la tristeza que desprende la electrónica de LaValle. El líder de The Album Leaf se ha encargado de componer toda la música de este trabajo, y lo ha llenado de melodías sintéticas y tranquilas cajas de ritmos. De hecho, yo juraría que no hay una sola guitarra en todo el disco. La verdad es que el experimento funciona, y aunque algunas veces se les va la mano con la duración de los temas, no es descabellado decir que estamos ante uno de los trabajos más interesantes del año.

«Perils From The Sea» es uno de esos discos que hay que escuchar muy detalladamente, y en los que en cada escucha descubres un nuevo matiz. Además, se va a los 80 minutos de duración, por lo que hay que tener tiempo, y ganas, para enfrentarse a él. Aun así, tiene unos cuantos temas que si entran a la primera, y logran emocionar con tan solo un par de escuchas. Uno de ellos es What Happened To My Brother, el tema que lo abre, y esa primera colaboración que prendió la mecha de esta colaboración. Es una delicada canción que despierta el interés por escuchar lo que viene a continuación, y ahí es donde aciertan, ya que 1936 es de lo mejor del álbum. Sí es cierto que también es la canción más fácil de todo el trabajo, ya que no es excesivamente larga, y logran sacar un ritmo y una melodía muy pop. El resto del álbum se va a esa electrónica minimalista, y con pocos adornos. Hay canciones como You Missed My Heart, Caroline o By The Time That I Awoke, donde Kozelek pone más empeño en sacar un buen estribillo con el que conquistarte a la primera, y lo consigue – la tercera es una autentica preciosidad-, pero son los que menos.

Si nos vamos a los temas más extensos y difíciles  hay que fijarse en la delicada melancolía de Gustavo, en la oscuridad de Baby in Death Can I Rest Your Grave o en la belleza de Here Come More Perils From The Sea. Lo que sí se tenían que haber dejado fuera, es el tema de casi once minutos que cierra el álbum. Sinceramente, les ha quedado un poco coñazo y no está al nivel del resto. De todas formas, es un trabajo que hay que seguir escuchando y machando, ya que es difícil de abarcar y asimilar en poco tiempo.

7,6