Bleachers – Strange Desire

BLEACHERS

No sé muy bien cuáles son las razones que me han llevado a escuchar este disco, ya que solo encuentro pegas para no hacerlo. La primera es que es el proyecto en solitario de Jack Antonoff, el guitarrista de los horribles Fun, una de esas bandas insulsas que salieron del indie, y han acabado petando las listas de ventas y ganando algún Grammy. Otra razón para olvidarme de él, es que es el novio de la pesada de Lena Duham, a la cual cada día soporto menos. Pero bueno, eso ya es una fobia personal mía.

400_300_tumblr_mkabj9ejwO1qap7o8o1_500_

Strange Days me sirve para comentar un poco esa obsesión con los ochenta que tienen la generación nacida a finales de esa década y a principio de los noventa. Estos chavales que ahora mismo están en la veintena, veneran todo lo que acontecido en aquella década, y no sé dan mucha cuenta de la cantidad de mierda que hubo en esos años. No es que yo tenga nada en contra de los ochenta, fue la década de mi infancia y adoro a bandas como Duran Duran, Erasure, Depeche Mode, Pet Shop Boys, The Human League…Lo malo es cuando mitificas una época que no has vivido plenamente. Y es que al final acabas en pleno 2014 haciendo un disco con canciones pensadas para una banda sonora de una película imaginaria de John Hughes. Pero eso no es lo peor, para estos chavales, todo lo acontecido entre 1980 y 1989 fue maravilloso, y no, las cosas no fueron así. Ya no solo en el plano musical, en el que había una gran cantidad de mierda de la que ahora nadie se acuerda. Fue una de las décadas más chungas, en la que hubo guerras crueles, enfermedades que se llevaron a miles de personas, y un capitalismo voraz que se comió todo. Y no, no todo en aquella época fue un drama de instituto con música de New Order de fondo.

Desde luego, si tienes veinte años, y estas muy pez en la música de los ochenta, este disco te puede gustar mucho. Es algo lógico, ya que ha cogido lo mejor de aquellos años, lo ha modernizado un poco, y le ha salido algún tema más que decente. No hace falta decir que todo lo que hay aquí es un pop de lo más comercial pensado para petarlo en las listas. Pero bueno, eso no quita que canciones como Rollercoaster (puro The Killers), Shadows (Simon Le Bon mataría por esta imitación de sus canciones de los ochenta), y Wake Me (aquí tira de Roxy Music que da gusto) sean disfrutables. Además, el chico está muy bien acompañado, y por aquí han pasado Grimes, que canta en la bonita Take Me Away, y Yoko Ono, que pone su voz de gata viejuna en la horrorosa I’m Ready to Move On/Wild Heart Reprise.

No es un disco que pegue mucho con la línea del blog, pero de vez en cuando hay que mirar por donde los tiros en la música comercial de nuestra época, y este trabajo es perfecto para eso.

5,9

Anuncios

2 comments

  1. yellowsnow77 · julio 17, 2014

    17.zippyshare.com/v/730541/file.html

  2. Ramon Felis · julio 17, 2014

    Capricho veraniego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s