25 Canciones: Duran Duran

Duran-Duran8

Sí, ya sé que Duran Duran no es una banda que tenga mucho que ver con la línea del blog, pero es un grupo al que le tengo un enorme cariño. Fue la primera banda de la que me hice fan, allá por 1984, cuando tenía 7 años, y creo que tienen una enorme colección de canciones. Además, no soy el único que lo piensa, los organizadores del Sonar también son fans, y los han confirmado para la próxima edición de su festival. Así que, por un momento, no penséis en los pelos cardados, las hombreras, y el maquillaje, y atended a las canciones, que merecen mucho la pena.

Duran Duran fue una banda que se moldeó en los años 80, y sufrió los cambios de aquella década, tanto estilísticos como musicales. No fueron los únicos, y pesos pesados tan grandes como David Bowie (con el que Duran Duran tienen más de una conexión), o Stevie Wonder, también sucumbieron a los excesos de aquellos tiempos. También fueron una banda de lo más prolífica, como casi todas las de su época, y en apenas ocho años sacaron cinco discos de estudio y un directo, además de tres de singles sueltos (de hecho, los tres primeros salieron entre el 1981 y 1983). Este es un dato importante, ya que a partir de su tercer trabajo la calidad de sus canciones empezó a decaer y se dejaron llevar por unas producciones que no les iban nada bien.

En su primer trabajo, Duran Duran estaban más cerca del synth-pop y de la new-wave que del pop que les haría mundialmente famosos un par de años más tarde. En él ya mostraban un enorme talento para hacer temas redondos, y cómo promocionarlos. Y es que, con el vídeo de Girls On Film, su tercer single, ya tuvieron su buena dosis de polémica. La escasa ropa que llevaban las protagonistas del clip, que luchaban en un ring de boxeo mientras ellos tocaban la canción, hizo que censuraran el vídeo en varios países, y con la polémica creció su fama. Este no es el único tema redondo del álbum, ya que cuenta con otro clásico como Planet Earth, que fue su primer sencillo, y su primer top 10 británico. Es un corte muy synth-pop (en aquellos momentos era lo que estaba de moda), directo, que cuenta con un punteo de guitarra que se convirtió en un clásico instantáneo. En general, el álbum, tiene un tono muy oscuro, como bien lo certifica Careless Memories, otro de los singles, o Sound Of Thunder, un corte realmente dark. Un buen debut.

Con Rio llega la confirmación del estrellato, y el éxito al otro lado del charco. Es un disco mucho más pop, donde las melodías sintéticas ya no son las protagonistas, y donde aparecen  los saxos, como en todos los putos discos de los 80. Todos los críticos coinciden en que es su mejor trabajo, y es muy probable que tengan razón. Por lo menos es su mejor colección de canciones, y donde encontramos más de hits. Contiene Hungry Like A Wolf, que no solo es uno de los mejores temas de los 80, también es la canción que nunca han podido superar. Y también está el enorme corte que da título al disco, ese gran single llamado New Religion, o temas más desconocidos, pero igual de buenos, como Last Chance On The Starway o Hold Back The Rain. Por último aquí nos encontramos con la preciosa Save A Prayer, su primera gran balada.

Casi sin tiempo para descansar, y muy poco antes de sacar su tercer trabajo, editan Is There Something I Should Know?, su primer número uno en Reino Unido. Y es que, tras el éxito de Rio, había que aprovechar el tirón y sacar algo entre disco y disco. Además, se estaban empezando a convertir en todo un fenómeno de fans, tanto en Europa como en Estados Unidos. Dicho así, suena un poco mal, ya que lo que hoy entendemos por grupo para fans es otra cosa muy diferente, y un producto prefabricado. Duran Duran eran los ídolos de las jovencitas, eso es cierto, y eran portada de la Super Pop y la Vale casi todas las semanas, pero eran un grupo de verdad. De hecho, más de una vez se les ha reconocido como unos grandes instrumentistas. Incluso los heavies que se mueren por un punteo bien tocado, les tenían algo de cariño.

Con la llegada del éxito masivo surgen los primeros ataques de la prensa británica, que tacha Seven and the Ragged Tiger de disco aburrido, insípido, e incluso patético. Ellos permanecen ajenos a todo esto y se dedican a sacar hits para reventar pistas. Es es cierto que se han pasado al sonido totalmente ochentero, y que  la producción es mucho más sintética, pero con ella consiguen hacer un tema como The Reflex, el que es el mayor éxito de su carrera. Es una canción muy comercial, con unas guitarras cercanas al funk, y un estribillo que llega tras un puente magnifico. Fue el corte que eclipsó al resto del álbum, y, aunque New Moon On Monday y Union Of The Snake también fueron un éxito, siempre será recordado como el disco que contenía The Reflex.

Tras su tercer trabajo, una vez más, se preocupan de mantener la atención de sus fans entre disco y disco, y en 1984 editan Arena, su primer álbum en directo. Grabado en Oakland, el álbum cuenta con varios de sus hits en vivo, y un gancho que lo llevó a ocupar los primeros puestos de las listas de medio mundo. Se trata de Wild Boys, el tema inédito que venía en el disco, que fue un bombazo (en aquellos días era casi imposible no ver su vídeo en plan Mad Max a todas horas  en la tele), les mantuvo en candelero un tiempo más. Además, fue la primera canción que les produjo Nile Rodgers, que unos meses antes había hecho un remix de The Reflex, y más tarde estaría a los mandos de su siguiente trabajo. Arena es un disco de transición (como casi todos los trabajos en directo), que cumplió su cometido de mantenerles en lo alto mientras se tomaban un descanso, o hacían otras cosillas.

En 1985 el grupo empieza a tener las primeras diferencias, y se dividen en dos bandos que terminan en dos proyectos paralelos. Por un lado, los hermanos Taylor, más preocupados de hacer cosas un tanto más rock, se unen a Robert Palmer, y forman The Power Station, banda con la que obtienen un par de éxitos. Por el otro, Simon Le Bon y Nick Rhodes, forman Arcadia, un grupo más cercano al sonido de Duran Duran, que tan solo consiguió el éxito con su single Election Day. Eso sí, tuvieron tiempo para atender la llamada de los productores de Panorama para matar, la decimocuarta película de James Bond, y hacer el tema principal. A View To A Kill es una canción que funcionó muy bien (recuerdo que, con 9 años, me lo compré ahorrando parte de mi paga semanal), pero no es un tema excesivamente interesante.

El principio del declive, y el final de los temazos llega con Notorious. La producción tan funk que le dio Nile Rodgers a este álbum, no les sentó nada bien, y de él solo se puede rascar el tema principal, que fue un éxito, y Meet El President, que tiene su punto con esos coros femeninos. Pero es mucho peor lo que vendría a continuación con Big Thing, un trabajo en el que intentan meterse en sonidos más electrónicos, incluso acercándose un poco al house, y se la meten de pleno. Era malo con ganas, y de él solo se podría rescatar I Don’t Want Your Love. Lo mismo se puede decir de Liberty, su siguiente trabajo, que no fue mal comercialmente, pero artísticamente sí deja mucho que desear. Aun así, cuenta con Violence Of Summer, que no está nada mal. Tras él, tocaba un descanso, y un cambio de mentalidad.

Con el grunge y la música alternativa de pura actualidad, Duran Duran vuelven en 1993, y, contra todo pronóstico, consiguen triunfar a lo grande. La década de los ochenta ya les pilla muy lejos, y no es plan de recuperar el sonido de aquellos años. Mucho más serios, trajeados, y sin apenas sintetizadores, sorprendieron a medio mundo con Ordinary World, un pedazo de baladón que los volvió a meter en los primeros puestos de las listas. Estaba incluida en el que se conoce como The Wedding Album, ya que no tenía título y en su portada salían fotos de gente casándose. Pero no fue el único tema decente del álbum, también estaba por aquí Come Undonde, un elegante tema cercano a la pista de baile, que también fue un éxito. Lo malo es que tras este álbum volvieron a las andadas, y en sus siguientes años de carrera hay muy poco donde rascar. Un disco de versiones, que fue calificado injustamente como el peor trabajo de la historia – de él se puede coger la versión del Perfect Day que hicieron de Lou Reed, que era bien bonita y atmosférica, muy en la línea de lo que hacen ahora Beach House -, y unos cuantos discos que han pasado sin pena ni gloria. Eso sí, en uno de ellos estaba Electric Barbarella, que no estaba nada mal.

No sé qué estarán haciendo en la actualidad (creo que están grabando un nuevo trabajo), pero no son tontos, y en sus conciertos tocan casi todos los hits de los años ochenta, así que seguro que merece la pena verlos encima de un escenario. Ya sé que no será igual que hace treinta años, pero tiene el atractivo de la nostalgia de aquella época. 

Anuncios

8 comments

  1. Fito · febrero 6, 2015

    Un artículo muy interesante. Respecto del disco de versiones, creo que no estaba nada mal. Era, quizá, demasiado ecléctico en la selección, pero acertaban en muchas.

    Me has dejado con ganas de hacerme una recopilación de ellos para el fin de semana 🙂

  2. Ramon Felis · febrero 6, 2015

    Fenomenal repaso a la história de un grupo que si ser un gran fan suyo reconozco su excelente valor musical.

  3. Poe · febrero 6, 2015

    El máximo respeto para Duran Duran, además no había un tío más guapo con maquillaje que Nick Rhodes ja,ja,ja. Idolos de juventud.
    Y el proyecto con Robert Palmer fue de lo más interesante, por ahí tengo el vinilo.

  4. jk · febrero 8, 2015

    Pedazo de grupo, muy fan de la época notorius, a mi me siguen gustando mucho y me los sigo poniendo, y los primeros discos son puntales de los 80s…

  5. Jose · febrero 9, 2015

    Puntales de los 80s… yo no diría tanto.
    Y q los rescate el Sonar, bueno, afortunadamente ahora lo “moderno” tiene muy pocos prejuicios y lo q antes era muy comercial parece que ahora es incluso más reivindicable.
    Pero vaya, si los comparas con otros grupos de entonces tipo Soft Cell, Human League, Yazoo (q ya estuvieron tb en el Sonar), tb con éxito comercial, creo que no hay color…

    • yellowsnow77 · febrero 9, 2015

      Jejeje…Creo que no son comparables, ya que Soft Cell o The Human League eran otra cosa. Duran Duran eran un grupo de pop masivo que vendía millones y llenaba estadios, solo que también hacían buenas canciones. Que conste que a mi me gustan más The Human League o OMD, y sí creo que eran mejores.

  6. jk · febrero 12, 2015

    A mi OMD también me gustan mucho pero no todo lo que han hecho aquí hablamos de coetáneos, y creo sin miedo a equivocarme que soft cell no eran coetáneos ni en estilo ni en música ni en público, duran duran eran otro rollo eran eso: pop para masas, pero para mí son puntales de los 80s,si como 80s englobas la época y no un tipo de música. Parece que todo lo que se hizo en los 80s tenga que sonar a 80s, pues no hay cosas buenas ni nada… A mi me encantan aztec camera y depeche mode y sigo pensando que tanto estos como duran duran me van a seguir molando me da igual que representasen, al final te quedas con las canciones…

  7. jk · febrero 12, 2015

    Añadir que en el 2004 cuando se dejaron caer para presentar el disco Astronaut me acerqué a la sala Razzmatazz, pero el concierto fue una tremenda decepción… a ver que ofrecen en el sónar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s