Kate Pierson – Guitars and Microphones

kate pierson

Quizá sea mi fanatismo el que dice esto, pero creo que la discografía de The B-52’s ha sobrevivido al tiempo de maravilla, y sigue sonando fresca más de tres décadas después de su primer trabajo. Sus letras locas (hasta ahora nadie más ha convertido en un hit una canción que hablaba de una fiesta protagonizada por animales marinos), unidas a sus ritmos frenéticos, en los que había retazos de surf, rockabilly y psicodelia, les convirtieron en un grupo tremendamente particular. Por no hablar del carisma de todos sus componentes, y el color que le dieron a la escena new-wave de finales de los setenta. Por eso siempre es una alegría encontrarse con un nuevo trabajo de alguno de sus componentes.

Kate Pierson tiene una voz absolutamente reconocible, y es casi imposible no acordarse de su banda cuando la escuchas. O de sus colaboraciones con Iggy Pop (probablemente Candy sea una de mis canciones preferidas de todos los tiempos) y R.E.M., que le dieron popularidad en otras países fuera de Estados Unidos, donde The B-52’s no eran tan famosos. Ahora, muchos años después, debuta con su primer trabajo en solitario, y en él podemos escuchar esa inconfundible forma de interpretar sus canciones, en las que grita más que canta. Acompañada de Sia, que ha escrito algunas cortes con ella y ha producido el disco, y de Nick Valensi, de los Strokes, se ha hecho con una colección de canciones que no suenan nada mal. Las escalas de guitarra de Valensi le dan un toque new-wave que mola bastante, y la verdad es que la producción de Sia no está nada mal. Me han dicho que suena demasiado a ella, pero como solo la he escuchado una vez durante no más de 30 segundos, no puedo decir si es verdad o no.

Guitars and Microphones tiene un comienzo inmejorable con Throw Down the Roses, la que ella misma dice que es un “girl punk anthem”, haciendo así un guiño a la polémica que ha tenido estos últimos meses con Mister Sister, el primer single del álbum. Y es que, al parecer, el Huffington Post tachó el tema de himno transexual, y este colectivo se le echó encima por la imagen que daba de ellos, acusándola de hablar de algo de lo que no tenía idea. Ella ha repetido por activa y por pasiva que este corte no es un himno trans, y parece que al final se ha aclarado todo un poco. Vamos, que lo que había era mucho mal entendido y poca mala intención. Eso sí, la canción es todo un hit y no hay quien se la quite de la cabeza después de un par de escuchas. No es la única, ahí está la genial Bottoms Up, que tiene un estribillo muy strokero maravilloso. También podemos meter en este grupo el tema que da título al disco, que, para mi gusto, y junto a Matrix, es el corte más B-52’s del disco.

Como ya he dicho antes, no sé si Sia suena muy parecido a esto, pero una de las canciones que más me gustan del disco es Bring Your Arms, la cual han escrito juntas. Esta especie de canción ecologista es una pequeña joyita de pop electrónico, en la que Pierson deja claro que ella canta como le da la gana. Para colmo, tiene un vídeo que está a medio camino entro lo kitsch y lo adorable. Lamentablemente, es el único tema más o menos lento en el que está acertada. Las baladas de este trabajo son demasiado sosas y carcas, y no casan nada con el tono desenfadado que tiene el resto del álbum.

No es un trabajo sobresaliente, pero tiene unos cuantos temas que están muy bien, y nos devuelve a una de las artistas más particulares de las últimas cuatro décadas.

7,2

Anuncios

4 comments

  1. yellowsnow77 · febrero 20, 2015

    6.zippyshare.com/v/hQCqqypn/file.html

  2. Fito · febrero 20, 2015

    El disco no está mal, pero les tienes demasiado cariño a los B-52 😉

  3. Ramon Felis · febrero 20, 2015

    Infinitamente mejor que muchas de las divas jovencitas y no tan jovenes que hay ahora por todos los sitios y que ponen muchas cosas antes que la buena música. Puro marketing delante del rock.

  4. Paco Gascón (@pacogascon) · marzo 2, 2015

    En las fiestas siempre caen un par de temas (si no más) del primer o el segundo disco de los B-52’s. No hay nadie que se resista a, como mínimo, seguir el ritmo con el pie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s