Echo Lake – Era

era_echo_lake

Parece que esta semana no me libro del shoegaze y el dream-pop ni queriendo. Si ayer os dejaba el potente nuevo Ep de Cheatahs, hoy hago lo propio con el nuevo trabajo de Echo Lake, que se mueven en la faceta más ensoñadora del género. Este dúo londinense ya nos llamó la atención hace tres años, cuando sacaron Wild Peace, un debut que cosechó muy buenas críticas y los metió de pleno entre las mejores bandas de shoegaze actuales. Ahora vuelven con un segundo trabajo un tanto más escurridizo, en el que solo necesitan siete cortes para irse a los 45 minutos. Pero no os asustéis, a mí, que no me van las canciones largas, me ha parecido un disco de lo más interesante, y muy entretenido.

Era se abre con Light Sleeper, un tema que va subiendo poco a poco, en el que los paisajes de teclados son los grandes protagonistas. Pasan más de dos minutos hasta que entra la batería, y tres hasta que entra la voz etérea de Linda Jarvis, pero todo esto forma parte del guion de la canción. Yendo despacio y sin prisas van dotando al tema de la intensidad que requiere para que funcione a la perfección. Aunque eso no quita también sepan cómo ir directos al grano y entregarnos algún hit. Es el caso de Waves, el primer single, que es una delicia dream-pop que va a por todas desde el primer segundo. Además, a pesar de que se va más allá de los seis minutos, no se desinfla en ningún momento. Algo que también logran en el corte que da título al álbum, donde construyen un tema con dos partes muy diferenciadas (una más oscura y otra más luminosa), pero que les funciona muy bien.

Uno de los puntos fuertes de Echo Lake, son las baladas dream-pop, esas en las que te encandilan a base de paisajes sonoros tranquilos y bonitos. Los de Londres son una de esas bandas que no puede negar la influencia que han tenido las canciones que cantaba Nico en el primer disco de la Velvet, y lo demuestran en la preciosa Sun y en esa maravilla pop llamada Nothing Lasts, en la que fusionan las influencias de las girls groups de los 60, con el dream-pop.

Lo que menos me ha gustado del disco son los cortes más oscuros, en los que tiran más hacia My Bloody Valentine. Es el caso de Dröm, que se va hacia la psicodelia setentera y sus 8 minutos, en los que incluyen un algo que suena parecido a un sitar, terminan aburriendo. Me ha gustado un poco más Heavy Dreaming, la canción que cierra el disco. Aunque aquí sí que no están justificados los diez minutos de duración, y si sus guitarras pesadas hubieran entrado antes, estaríamos ante un corte mucho más interesante.

Sin duda alguna, tienen lo que hay que tener para ser una buena banda de shoegaze y dream-pop y, aunque a veces se pierden un poco, estamos ante un segundo trabajo notable.

7,7

Anuncios

4 comments

  1. yellowsnow77 · marzo 4, 2015

    50.zippyshare.com/v/LFrV01Wr/file.html

  2. Fito · marzo 4, 2015

    Por lo que dices, me lo tengo que bajar ya. Que tengas buena tarde, señor de las melodías ensoñadoras 😉

  3. Ramon Felis · marzo 4, 2015

    Duo chico-chica londinense que hacen shoegaze, curioso y muy efectivo, han mejorado el debut y eso es muy bueno.

  4. mayoyo · marzo 4, 2015

    a mi me aburren un poco o estoy cansado de este tipo de bandas,el que creo que merece que lo comentes es el de SISKIYOU “nervous” para mi es buenisimo y apenas nadie los conoce.GRACIAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s