Lady Lamb the Beekeeper – After

LADY LAMB

Tengo una especial manía a los artistas que utilizan banjo, pero de vez en cuando hago una excepción. Una de ellas es esta chica de Maine, que, a lo tonto, y poco a poco, se ha hecho con una pequeña discografía con muchas grabaciones caseras y algún que otro disco de estudio. El de 2015 es su segundo álbum oficial, y con él está recibiendo unas críticas excelentes en su país, que es donde más llama la atención su rock con ecos de folk y arrebatos épicos.

Es complicado describir la música de Aly Spaltro, que así se llama la chica en realidad. Lo más normal es que la metamos en el carro del indie-rock de raíces noventeras, pero sería injusto no mencionar su interés en otros estilos. Ahí está esa pequeña locura (con banjo) llamada Violet Clementine, llena de parones y entradas abruptas, que acaba en un mar de trompetas. O Sunday Shoes y Ten, dos baladas en las que solo emplea su guitarra y su voz, y sale bien parada. Con estas tres canciones se sale un poco del camino del resto del álbum, que sí se va hacia el rock de guitarras cortantes. Aunque hay matices, como los vientos que emplea al final de Atlas, con la que cierra el disco.

Una de las claves de la música de Spaltro son sus canciones llenas de parones en seco y entradas contundentes. Gran parte de los temas del álbum se valen de ese guion, que le funciona a medias. Como es habitual, los primeros cortes del álbum son los que mejor entran, ya que todavía no has pasado por media docena de canciones que siguen el mismo patrón. Esto no le quita  merito a Vena Caba y Billions of Eyes, los dos temas que abren el disco, que, independientemente de la posición en la que se encuentren en el álbum, son dos temazos. Sobre todo la segunda, que es una canción contagiosa con la que te dan ganas de pegar unos cuantos botes. También me ha gustado Penny Licks, principalmente, porque su subidón final entra progresivamente, y de forma natural. Además, su estribillo, que aparece en los últimos minutos, es genial. Aunque tengo que decir que el corte que más me gusta es Milk Duds, en la que aguanta el ritmo y no hace paradas innecesarias (alguna hay). Gracias a esto, se ha sacado de la manga un gran tema, en el que se deja de rodeos, y va directa al grano.

Es un disco muy interesante, que nos presenta a una chica con un gran talento, y muy buenas ideas. Lástima que le haya quedado demasiado largo, y que, de vez en cuando, le guste irse por las ramas.

7,3

Anuncios

3 comments

  1. yellowsnow77 · marzo 5, 2015

    54.zippyshare.com/v/KI1MsfxB/file.html

  2. Fito · marzo 5, 2015

    Parece un disco de lo más interesante por lo que cuentas. Esta tarde me lo bajo 🙂

  3. Ramon Felis · marzo 5, 2015

    El single Billions Of Eyes ya me pareció estupendo y todo lo demás sigue la misma linea. Vale la pena escucharlo más detenidamente. Curioso el tema de los cortes y altibajos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s