Death Cab For Cutie – Kintsugi

death cab

¿Qué hacemos con Death Cab For Cutie? Desde hace varios discos no levantan cabeza, y su último trabajo no va a ser el que remonte esa pérdida de talento creativo. Para mi gusto, la banda de Ben Gibbard ha perdido el norte, y con cada disco intenta hacer algo nuevo, lo que no deja ser un acto de desesperación. Una llamada de atención y un intento de no quedarse estancados en ese indie-rock que tanta fama les dio. Se aprecia el intento, pero, tras varios discos, ya se ha visto que no les funciona. El último ejemplo es este Kintsugi, el cual han llenado de sintetizadores y algún que otro ritmo más electrónico, y en el que se han vuelto a quedar a medias.

Lo primero que chirria (una vez más) es la producción. Los de Bellingham son especialistas en llenar sus canciones con capas y capas de instrumentos, tanto, que al final, lo que es la composición en sí, se queda en un segundo plano. Aquí lo han vuelto a hacer, y hay temas en los que se ve a la legua que han pasado por un lavado de cara en el estudio y en la mezcla. Además, esta vez no es Chris Walla, que ha dejado el grupo, el que produce el álbum, y es algo que también se nota. El disco tiene un sonido sintético, como si hubieran querido irse a los ochenta, y, aunque no está mal, no me termina de convencer. Sin embargo, esta vez sí que están un poco más acertados en las canciones. Por lo menos en cuatro o cinco.

Yo soy de lo que piensa que los adelantos del álbum (han sacado tres) están bastante bien, y creo que han hecho bien en ir dando esas pistas. La que más me gusta de las tres es No Room in Frame, que me recuerda un poco a sus viejos trabajos. También me parece muy interesante esa macarrada llamada The Ghosts of Beverly Drive, que nos trae a unos Death Cab For Cutie más potentes. Junto a ellas, lo mejor del disco viene en Everything’s a Celling y Good Help (Is So Hard to Find), que juegan con el toque ochentero sin dejar de lado su sonido típico. Luego tenemos El Dorado, que es la canción más extraña del disco, pero tiene su punto con esos coros tan étnicos. El resto del disco son baladas, de las que solo salvaría Little Wanderer, que tampoco es para tirar cohetes, y esa Ingénue en la que recuperan el tacto para hacer este tipo de canciones. Las otras son realmente aburridas, y no hay por dónde cogerlas.

Quizá es mejor que sus anteriores trabajos, pero eso no significa que de nuevo estemos ante los mejores Death Cab For Cutie. Esos están muy lejos.

6,9

Streaming

Anuncios

5 comments

  1. yellowsnow77 · marzo 27, 2015

    66.zippyshare.com/v/Lnes1KlL/file.html

  2. Fito · marzo 27, 2015

    Has sido demasiado generoso: un 6 hubiera sido más que suficiente. Yo nunca fui muy fan de ellos, aunque reconozco que tienen discos muy buenos. Y estoy de acuerdo contigo en que llevan varios en los que no levantan cabeza. Lo peor, desde mi punto de vista, es la producción (con diferencia). Es una pena, pero parece que ya tienen difícil el conseguir reinventarse.

  3. Ramon Felis · marzo 27, 2015

    Una auténtica lástima esta caida sin paracaidas. De gustarme mucho al principio han pasado a cierta indeferéncia. Una pena repito.

  4. Sergio · marzo 27, 2015

    Estoy de acuerdo. Una pena es lo primero que he pensado yo también.

  5. Israel · marzo 28, 2015

    Yo recuerdo haberlos visto en vivo en el 2006 y eran ñoñisimos, todos rockeaban con una intensidad que su música no tenía era el concierto de sus aburridas vidas.
    Radiables, inofensivos, insípidos, ni descargue el disco nomás entre a los comentarios para criticar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s