Tanlines – Highlights

tanlines

Me he quedado un poco picueto tras escuchar el nuevo disco de Tanlines. Sobre todo después de leer ese titular de la Rolling Stone norteamericana que aseguraba que este era “The Most Fun Indie Rock Album of 2015”. Y es que, de divertido tiene muy poco, y en él nos encontramos con una colección de canciones que rezuman melancolía entre beats electrónicos. Son muy pocos los cortes que se acercan a la pista de baile, y sí estáis buscando cosas tipo All Of Me o Lost Somewhere (esta canción con homenaje a los Beach Boys me sigue gustando un motón), ya os podéis ir olvidando. Los de Brooklyn han decidido tirar hacia su vertiente más tranquila y menos bailable.

Highlights tiene sus más y sus menos, pero lo que no se les puede reprochar es que no hayan dado un sonido excelente. Este segundo álbum está producido por ellos mismos y por Chris Taylor de Grizzly Bear, y todos sus ingredientes casan a la perfección. Las guitarras se fusionan de maravilla con las cajas de ritmos, y los paisajes de teclados tristones están donde tienen que estar. Además, su cantante, se atreve con algún juego vocal más propio de otro tipo de artistas. Algo que ya hacía en su anterior trabajo, y que aquí perfecciona. Con todo esto, tendríamos que encontrarnos con un trabajo brillante, pero hay algo que falla. En algunos temas del disco les falta redondear la situación con un buen estribillo y una buena melodía. Así resultaría un poco menos soso.

El disco no empieza nada mal con Pieces, un tema bonito y pegadizo que es una carta de presentación perfecta. Tras ella, se meten de lleno en la new-wave y nos dejan Slipping Away, el corte más animado del disco, y una canción bien chula que me recuerda un poquito al Turning Japanese de The Vapors. Siguen muy bien con Palace, uno de esos temas de pop electrónico en el que se ponen un poco épicos y donde dejan que las guitarras cristalinas se alíen con la sentida voz de Eric Emm en el estribillo. A partir de aquí es donde empiezan los altibajos, y se meten en fregados que no les sientan nada bien, como el r&b de Two Thousand Miles, o esa balada de pop épico a lo Sam Smith llamada Darling Dreamer con la que cierran el disco. Entre medias sí que nos dejan algún tema interesante, y tiran de la guitarra acústica para crear una bonita Invisible Ways, y un buen tema de pop como If You Stay. Además de explorar las posibilidades que les da la electrónica en cortes como Bad Situations o la muy veraniega Thinking.

Es una lástima que no consigan redondear del todo su propuesta, ya que cuentan con un sonido muy chulo, y dan muestras de que saben hacer hits. Con todo, no es un mal trabajo, y es muy disfrutable. Otra cosa es que vayan a cambiar el mundo de la música con él, algo que, evidentemente, no va a pasar.

7,2

Anuncios

3 comments

  1. yellowsnow77 · mayo 19, 2015

    5.zippyshare.com/v/RKW7DXZk/file.html

  2. flash · mayo 19, 2015

    Gracias. Muy bueno.

  3. Ramon Felis · mayo 19, 2015

    El famoso sophomore no ha ido tan bien pero hay temas que me han gustado con buena nota. Qué duros somos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s