Roman á Clef – Abandonware

Roman-A-Clef-Abandonware-560x560

¿Qué pasa si metes en una batidora a Prefab Sprout, Level 42, Howard Jones, y todos los grupos de nuevos románticos de los ochenta? Pues que sale algo parecido a lo que hacen Roman à Clef. Este trío de Brooklyn, formado por Ryan Newmyer y Jen Goma, de A Sunny Day In Glasgow, y Kurt Feldman, el que fuera batería de The Pains Of Being Pure At Heart, y líder de Ice Choir, no se corta un pelo a la hora de enseñar sus influencias, y la verdad es que hacen bien. Es cierto que tienen un sonido que tira demasiado hacia esa época, pero tienen buen gusto, y saben plasmarlo en sus canciones.

Una de las cosas buenas que tiene el debut de Roman à Clef, es que es cortito, y ni siquiera llega a la media hora. Si fuera un poco más largo podría resultar un poco empalagoso, y uno podría acabar un poco harto de tanta dulzura con sabor a ochentas. Sin embargo, al contar solo con ocho canciones, se hace un álbum muy entretenido, y muy disfrutable.

Entre Abandonware (Hannah and Zoe), que abre el disco, y Abandonware (Josh and Jer), que lo cierra, y que prácticamente son la misma canción dividida en dos, nos encontramos con seis canciones de puro pop. Al igual que los grupos de los ochenta que tanto veneran, lo principal son las guitarras limpias (solo pisan el pedal de distorsión al final del disco) y los teclados que las acompañan, pero también hay coqueteos con las baterías electrónicas, algo muy típico de aquella época. Por no hablar de que la voz grave y tranquila de Newmyer, se asemeja una barbaridad a la de Paddy McAloon, y Jen Goma canta como si fuera una de las componentes femeninas de Prefab Sprout. Gracias a esto, se sacan de la manga grandes canciones como The Prisoner (la más cercana al indie-pop de todo el disco), PSBTV, o Friends Today, que son las que más tiran hacia ese rollo.

A medida que va pasando el disco, van pasando los años, y los últimos ochenta van apareciendo. Es el caso de la sintética Bye/Gone, que es puro Level 42, o de la ensoñadora Lucky Toasts, en la que se acercan al pop bailable. Además, también se dejan seducir por el funk sintético en Roman Clay (27 BC), en la que bajan un poco el listón, y resultan un poco aburridillos.

Quizá suena demasiado a una época en concreto, y a unos grupos en particular, pero lo hacen muy bien, y han conseguido sacar un disco notable.

7,8

Anuncios

13 comments

  1. yellowsnow77 · junio 3, 2015

    47.zippyshare.com/v/lRhTE2kW/file.html

  2. srhelvetica · junio 3, 2015

    :))))))

  3. Fito · junio 3, 2015

    Pues me apetece un montón. Será lo último que me baje antes de poner rumbo al NOS Primavera Sound 🙂

  4. srhelvetica · junio 3, 2015

    mmm..el antivirus dice que posible virus, y lo ha bloqueado

  5. Ramon Felis · junio 3, 2015

    El buen pop con estas excelentes referéncias siempre es muy bien recibido.

  6. jesus · junio 3, 2015

    Q fresquito!! para ponerlo en autoreverse” y echar el rato agustito en la piscina o la playa! perfecto! gracias por compartir!!

  7. jacobo malde · junio 4, 2015

    oh, que chulo! mil gracias!
    (con otro a mi tb me saltó el antivirus, pero este es sitio de confianza 😉 )

  8. tritonman11 · julio 3, 2015

    Por fin he descubierto a que grupo de los 80 me recuerda, ya puedo descansar en paz .

    A los ABC.

  9. Pingback: The Ice Choir – Designs In Rhythm | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s