Beach House – Depression Cherry

beach house

Al igual que les pasó con Teen Dream y Bloom, Beach House han visto como su nuevo trabajo se ha filtrado meses antes de su publicación oficial – quizá deberían mirar un poco más a quien pasan las copias promocionales en su sello, porque no es normal que siempre les pase lo mismo -. Así que aquí estamos, a principios de julio escuchando un disco que se pone a la venta el 28 de agosto.

Hace unas semanas, cuando los de Baltimore sacaron el primer adelanto de este Drepression Cherry, también dieron algunas pistas del sonido del sonido que tendría este trabajo. La primera, y la más evidente tras escuchar el álbum, es la vuelta al sonido más simple y menos agresivo de sus primeros trabajos. Los que busquen la grandilocuencia de las canciones de Bloom, que se vayan olvidando. Las baterías reales y las guitarras no tienen casi protagonismo, y, aunque nos han engañado un poco con Sparks, ese primer single con guitarras potentes, el resto del disco no tira por ahí. Para mi desgracia.

Tiene su punto tratar de emocionar con lo menos posible, que es algo que suelen conseguir Beach House con sus canciones, pero cuando has disfrutado de todo lo que pueden dar de sí sus composiciones, volver a lo del principio, no me parece una idea muy buena. Este Depression Cherry me parece un paso hacia atrás al que no le veo mucho sentido. Esto no significa que estemos ante un mal disco, siguen contando con un talento enorme para impregnar de calidez sus temas tan fríos y minimalistas, pero se queda un poco cojo si lo comparamos con sus dos anteriores trabajos.

El disco empieza muy bien con Levitation, uno de esos temas tranquilos en los que un teclado en tensión mantiene la canción durante casi seis minutos. Quizá le falta explotar, como lo hacían algunas canciones de Bloom, pero esta vez han decidido que no, que la simpleza es la protagonista. Tras ella siguen muy bien con Sparks, el single ruidoso que ya he comentado, y con Space Song, que es deliciosa. Además, en ella demuestran eso que decía antes, que pueden ser simples y emocionar a la vez; un pequeño punteo de guitarra, y una caja de ritmos es lo único que les hace falta. Algo parecido a lo que pasa en Beyond Love, que tampoco está nada mal. El problema viene a continuación, con como 10:37 y Bluebird, que son tremendamente sosas y aburridas. Afortunadamente, entre medias meten PPP que sí tira hacia el rollo más épico de sus anteriores trabajos, y cierran el disco con la maravillosa Days of Candy, en la que también tiran de teclados épicos y grandilocuentes.

A lo mejor es que yo tenía las expectativas muy altas, pero este Depression Cherry me ha defraudado un poco.

7,6

7 comentarios

  1. yellowsnow77 · julio 10, 2015

    95.zippyshare.com/v/JYxFBqfU/file.html

  2. Ramon Felis · julio 10, 2015

    Pequeña decepción, a esta gente hay que pedirles mucho más después de lo que han dado. Cuando te gusta más un grupo si hace esta pequeña mancha duele más.

  3. jacobo malde · julio 10, 2015

    a mi también… no me importa la vuelta a lo «sencillo» (que no me parece tal) pero han perdido parte de la emoción por el camino…. 10 mile stereo, take care, used to be son sencillas pero emocionantes…

  4. Rincon de Tenis · julio 14, 2015

    Que ganas tenía de este disco. ¿Pero no se como hacer funcionar el enlace.

    ¡Gracias!

    • yellowsnow77 · julio 14, 2015

      Tienes que poner las www delante del enlace. Sin puntos ni nada, del tirón

  5. Pingback: Beach House – Thank Your Lucky Stars | donteatheyellowsnow2
  6. Pingback: Beach House – Once Twice Melody: Chapter 3 | Don't Eat The Yellow Snow

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s