Kurt Vile – b’lieve i’m goin down…

kurt vile

Cada vez que me pongo un nuevo trabajo de Kurt Vile me pasa lo mismo. Con las primeras escuchas siempre pienso que nos la está colando otra vez con el mismo disco, pero, poco a poco, voy encontrando nuevos matices, y sus canciones me van diciendo algo más. Sí es cierto que a lo mejor debería de ser un poco menos productivo, y descansar un poco más entre trabajo y trabajo. Sus discos son de largo recorrido, y suelen contar con una duración bastante generosa, por lo que casi no has terminado de degustar uno como es debido, y ya te encuentras con otra hora nueva de su música.

Llevo unas cuantas semanas escuchando b’lieve i’m goin down…, y tengo que reconocer que me está costando un poco más que sus anteriores trabajos. Quizá sea que ya no sorprende tanto como hace o unos, o quizá sea que es su trabajo más tranquilo y personal, el caso es que me ha costado una barbaridad entrar en él.

kurt-vile-600x311

Según la nota de prensa, en la que escrito un párrafo nada más y nada menos que Kim Gordon, este trabajo es su particular carta de amor a las dos costas norteamericanas. Además, se ha marcado un road trip en toda regla, y ha grabado en varias localizaciones de su país, incluidas Los Angeles y el Joshua Tree. Quizá, por eso, suena más americano que nunca, y un tanto más clásico. Se echa un poco de menos al Kurt Vile que no se cortaba a la hora de meter cajas de ritmos, y fusionaba su sonido tan añejo con sonidos más actuales. A cambio, ha metido mucho piano, y algún banjo, el instrumento que más odio en el mundo. Aunque, curiosamente, I’m an Outlaw, la canción en la que lo podemos escuchar, es de las que más me ha terminado gustando del álbum. Al igual que Lost My Head There, uno de los cortes donde el piano está más presente. Es una canción curiosa, ya que empieza con aires clásicos, para acabar convirtiéndose en el típico el tema en el que Vile se explaya con un largo final instrumental cercano a la psicodelia.

Por supuesto, por aquí, no falta el Kurt Vile más rock, ese que ha conseguido que reconozcamos sus canciones con tan solo escuchar una nota. Ahí es donde entran Pretty Pink, otra demostración de cómo fusionar a la perfección lo acústico con lo eléctrico, o Dust Bunnies, donde da buena muestra de esos riffs secos a los que nos ya nos tiene acostumbrados. Por no hablar de lo bien que suena Life Like This, con ese riff en bucle tan contagioso.

Quizá se le ha ido la mano metiendo temas más reposados, donde hay alguno maravilloso, como That’s Life, Tho (Almost Hate To Say), pero en general, se terminan haciendo un poco bola, y el disco se resiente un poco.

No creo que estemos ante su mejor disco, pero sí ante otro disco notable. Eso, viniendo de un artista que saca trabajos como churros, ya es mucho.

7,6

Anuncios

5 comments

  1. yellowsnow77 · agosto 12, 2015

    14.zippyshare.com/v/Ripxmpmn/file.html

  2. Ramon Felis · agosto 12, 2015

    En su linea, que ya es mucho decir.

  3. flash · agosto 12, 2015

    Súper, muchas gracias.

  4. @_Esquimal · agosto 13, 2015

    Me pongo a escucharlo ahora mismo. Llevo días con el single en bucle, me parece magia.

  5. inés · agosto 19, 2015

    que lindo disco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s