Tamaryn – Cranekiss

Tamaryn-Cranekiss-560x560

Seguro que más de uno de por aquí se acuerda de la neozelandesa Tamaryn, y de sus dos primeros trabajos, en los que nos dejaba un dream-pop y un shoegaze muy interesantes. Canciones como Fade Away o I’m Gone se sumergían en ese muro de guitarras reposadas tan propio de esos estilos, de los que, sinceramente, estoy un poco saturado. Esa saturación también le ha llegado a la propia Tamaryn, que se ha mudado a Nueva York, y ha decido dar un toque ochentero a su música. Para esto ha contado con la ayuda del productor Jorge Elbrecht, que, tras producir a Ariel Pink, sabe muy bien lo que es buscar ese sonido de los ochenta a medio camino entre el synth-pop y el rock gótico.

No es que la neozelandesa haya encontrado una fórmula muy novedosa, el revival de los ochenta es ya es un estilo de música más, y queda muy poco que explotar de esa década. Por eso mismo se ha ido directa al grano, y se ha hecho con una colección de canciones que explotan muchos de los tics de aquella época. Lo bueno es que los explota divinamente, y se ha marcado un trabajo lleno de temazos.

Cranekiss empieza fuerte con el tema que le da título, en el que no puede negar que se ha fijado en la Siouxsie de Kiss Them For Me, la más pop de todas. Este tema es la fusión perfecta entre oscuridad y pop, con la que consigue algunos de los mejores resultados del álbum. Es la fórmula que también emplea en Softcore, que logra sumergimos en ese lado oscuro gracias a esas guitarras tan The Cure que podemos escuchar en su estribillo. Cuando se deja los teclados de lado y vuelve un poco al dream-pop de sus comienzos, es cuando menos acertada esta. Ha tratado de hacer alguna balada oscura como Fade Away Slow, que tiene su rollo, pero le ha quedado un tanto larga.

Si nos vamos a los temas mucho más pop, en los que la oscuridad es una actriz secundaria, nos encontramos con varios de los momentos más interesantes del disco. Es el caso de Hands All Over Me, que es todo un trallazo de synth-pop (más de una estrella mataría por este tema), o Last, en la que se deja llevar por el sonido de los últimos Chromatics. Por no hablar de la festiva Collection, que es una delicia, o esa Sugar Fix tan luminosa, que rompe con la oscuridad del resto del álbum.

Sin duda alguna, la neozelandesa, ha dado en el clavo acercándose a los ochenta y dejando de lado su faceta más ensoñadora.

7,8

Anuncios

2 comments

  1. yellowsnow77 · agosto 25, 2015

    7.zippyshare.com/v/XneGTQ50/file.html

  2. Ramon Felis · agosto 25, 2015

    Rectificar es de sabios. Al ataque!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s