Lust For Youth – Compassion

sbr147-lustforyouth-300_1024x1024

“Fríos, atormentados, oscuros, atonales, solitarios y lo-fi”, así describen en su propio sello los primeros trabajos de Lust For Youth, en lo que todavía seguía siendo el proyecto en solitario de Hannes Norrvide. Todo eso cambió con su anterior disco, en el que reclutó a su colaborador en directo, y a otro músico más, y se olvidó de su lado más lo-fi. Gracias a esto, hemos descubierto la pasión de Norrvide por la faceta más oscura de bandas como Pet Shop Boys, New Order y Depeche Mode, el trío maravillas del synth-pop mundial. También gracias a esto, hemos descubierto que el sueco tiene talento para esto de pop electrónico, y su nuevo trabajo es una buena prueba de ello.

Supongo que a mucha gente le chocará que esta banda este en un sello como Sacred Bones, que acostumbra a editar los trabajos de grupos más esquivos, pero es que los primeros discos de los suecos (ahora residentes en Dinamarca) podrían entrar perfectamente en esta categoría. El cambio dado en su anterior álbum, que se materializa en este Compassion, los ha convertido en el grupo más asequible de todo el sello. Y es que, muchos se preguntarán qué diferencia hay entre estos nórdicos y una banda tan anodina como Hurts, por poner un ejemplo. Es simple, mientras los ingleses se van a lo fácil, a la melodía simple, y al estribillo simplón, ellos se dejan llevar, y son capaces de pasar de un hit redondo y bailable como Better Looking Brother, a un tema como In Return, en el que casi se convierten en una banda de música ambient. Por cierto, esta faceta, de la que también dan buena cuenta en Easy Window, les sienta muy bien.

En general, lo que predomina en Compassion, son los temas de corte electrónico más tranquilo. Ahí es donde más aciertan, en canciones en las que los sintetizadores suenan luminosos y claros. Es el caso de la maravillosa e inquietante Stardom, de Limerence, que es un tanto más animada, o Tokyo, que también es deliciosa. Aunque, sin duda alguna, lo mejor del disco llega con Sudden Ambitions y Display. En la primera se sacan de la manga otro tema de pop electrónico luminoso y directo, que bien podría convertirse en todo un hit. Sin embargo, en la segunda, aparcan un poco los beats y nos dejan un tema atmosférico, en el que dan todo el protagonismo a la cantante danesa Soho Rezanejad, que nos deja un estribillo que es una delicia.

Con Compassion, Lust For Youth demuestran que se puede hacer buen pop electrónico, directo y con pegada, sin necesidad de caer en el cliché más evidente.

7,8

Anuncios

4 comments

  1. yellowsnow77 · marzo 9, 2016

    51.zippyshare.com/v/XtiOGeqM/file.html

  2. Jesús Linde · marzo 11, 2016

    Graaaan disco! Gracias como siempre 😉

  3. Manu, · marzo 14, 2016

    gRACIAS!!

  4. Pingback: First Hate – A Prayer for the Unemployed | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s