PJ Harvey – The Hope Six Demolition Project

pj-harvey

Todas las críticas que he leído del último trabajo de PJ Harvey coinciden en que, aunque sigue la estela de “Let England Shake”, no ha conseguido superarlo. Algo que, por otro lado, es de lo más normal. El anterior álbum de la de Dorset es una auténtica obra maestra, insuperable, y uno de esos discos que solo se hacen una vez la vida. Es más, en mi humilde opinión, es el mejor disco de lo que llevamos de década. Quizá, al ser PJ Harvey, se le exige un poco más; algo así como el enésimo cambio de rumbo de su carrera. Pero reinventarse no es fácil, y es de lo más normal seguir un camino que solo te ha proporcionado alegrías. Además, no es del todo cierto que sea la segunda parte de su anterior trabajo. Musicalmente es mucho más áspero, crudo, y bastante menos asequible. Así que tampoco la vamos a sacrificar por haber seguido, más o menos, la misma línea.

The Hope Six Demolition Project es un álbum muy político, en el que Harvey ha trasladado las inquietudes de otras épocas que aparecían en su anterior trabajo, a las del mundo actual. Un viaje junto al fotógrafo Seamus Murphy por Afganistán, Kosovo y Washington D.C., le ha valido de inspiración para crear las letras de este álbum, en las que cuenta historias de barrios marginales en ciudades del primer mundo (ha tenido una buena polémica con The Community Of Hope), o de las muchas injusticias que hay en el mundo actual. Además, por algunas de las letras, tengo la sensación de que lo más lo preocupa son los niños; su educación y que puedan vivir una infancia sin que estén rodeados de miseria. Algo que no debería ser una utopía.

Otra de las cosas que más se comenta de este trabajo, es el saxo, que está presente en gran parte del álbum, donde en muchas es el gran protagonista. Hay momentos en los que puede resultar un poco cargante, pero hay otros en los que tiene su punto. Es el caso de la potente The Ministry Of Defence, en la que comparte el protagonismo con un riff de guitarra desgarrador, y los coros de su inseparable John Parish. O en el pop brillante de A Line In The Sand, Near The Memorials To Vietnam and Lincoln, y Medicinals, donde se acopla de maravilla. Por cierto, que estas tres son las canciones que más se acercan a su anterior álbum. Pero claro, también se excede un poco con este instrumento, y en canciones como The Ministry Of Social Affairs y Dollar, Dollar, el dichoso saxo se vuelve un tanto invasivo.

Quizá, al sacar como primeros singles The Wheel y The Community Of Hope, la gente se esperaba otra cosa. Estas dos canciones son los dos cortes más directos del álbum, y la verdad es que son dos temazos como la copa de un pino. Incluso The Orange Monkey, que fue el tercer adelanto, y es un tanto más esquiva, se vuelve más accesible dentro del álbum. Pero no es la línea general del álbum. De hecho, yo diría que, unas cuantas veces, se sale de la línea general del disco, y se pone un poco más ecléctica.

Sí, no es Let England Shake, ni siquiera es su segunda parte, como he leído por ahí, pero es un disco estupendo; un puente hacia otro camino, que supongo que es el que tomará en su  siguiente trabajo.

8,1

Anuncios

6 comments

  1. yellowsnow77 · abril 15, 2016

    34.zippyshare.com/v/29B3JDaX/file.html

  2. flash · abril 15, 2016

    Muchas gracias. Suerte

  3. Rincon de Tenis · abril 15, 2016

    Gracias

  4. Cals · abril 15, 2016

    Gracias por este gran disco

  5. Mano Roás Roldán · abril 16, 2016

    y no tendreis el enlace del Let England Shake, me lo perdi..

  6. Pingback: 25 discos de 2016 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s