Minor Victories – Minor Victories

minor victories

No es fácil que los súper grupos funcionen, pero, de algún modo, Minor Victories lo han conseguido. La banda formada por Rachel Goswell (Slowdive), Stuart Braithwaite (Mogwai), Justin Lockey (Editors) y James Lockey (Hand Held Cine Club) acaba de editar uno de los discos más interesantes de lo que va de año. Y no es que hagan nada nuevo, ya que estas canciones suenan exactamente a la que saldría si metiéramos en una coctelera a estas cuatro bandas. Hay partes más shoegaze, partes más épicas, y partes un poco más melódicas. Así, de paso, no se hace un disco pesado. Y eso que es largo.

A lo largo de los últimos meses han ido adelantando parte de este álbum, y con cada tema nuevo que iban presentando, más alto ponían el listón. Primero fue la contundencia de A Hundred Ropes, que no era otra cosa que la fusión perfecta entre Mogwai y Editors, más tarde le tocó el turno de lucirse a Rachel Goswell, que nos recordaba lo que es buen dream-pop en Folk Arp, y por último, nos enseñaron su faceta más pop en Scattered Ashes (Song For Richard), en la que James Graham, de The Twilight Sad, dejaba claro que es uno de los cantantes con más carisma de la actualidad. Solo con estos tres temas ya bastaría, pero hay más, mucho más.

Como es lógico, en este debut predominan las guitarras contundentes y densas, los paisajes sonoros ensoñadores, y mucha de la épica que caracteriza a sus bandas principales. Hay muchos ejemplos de esto en el álbum, como Give Up The Ghost, la canción que lo abre. Pero también hay alguna sorpresa que otra. Es el caso de Cogs, en la que se animan bastante y se sacan de la manga un tema contundente, con solos de guitarra y todo, pero también muy pop. Pero claro, la gran sorpresa viene de la mano de Mark Kozelek, que hace un precioso dúo con Goswell en For You Always. En ella se relajan bastante, dejan de lado guitarras distorsionadas, y dan todo el protagonismo a un xilófono, y a la voz de Kozelek. Esta canción casa perfectamente con la parte final del álbum, en la que nos encontramos con una joya como The Thief, que tiene un final intenso, en el que las guitarras y los teclados explotan con fuerza, y con Higher Hopes, el tema que cierra el álbum, que viene a ser algo así como una canción de Mogwai con la voz de Rachel Goswell.

Muy pocas pegas se le pueden poner al debut de Minor Victories, ya que, incluso Out to Sea, que sería la canción más sosa del disco, es notable. Quizá algunos dirán que no sorprende demasiado, que es exactamente lo que se esperaba de la unión de estas bandas, pero eso a mí no me parece nada malo, sino todo lo contrario.

8,7

Anuncios

7 comments

  1. yellowsnow77 · mayo 31, 2016

    68.zippyshare.com/v/jHBzG7zC/file.html

  2. flash · mayo 31, 2016

    Muy bien, gracias.

  3. Cals · mayo 31, 2016

    Me parece un discazo .Muchas Gracias

  4. Iago López Rivas · mayo 31, 2016

    Tiene una pintaza!

  5. byz · junio 1, 2016

    los de pitchfork están definitivamente sordos…. ya sólo valoran y de modo desmesurado el rap….
    excelente disco, de lo mejor del año

  6. Pingback: 25 discos de 2016 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s