The Wedding Present – Going, Going…

the-wedding

Si hay una banda que ha mantenido un nivel discográfico más que aceptable tras su reunión, esa es The Wedding Present. Desde 2005, el grupo de David Gedge ha editado tres discos que, sin ser obras maestras, sí que eran notables, y dejaban el pabellón bien alto. Ahora, tras cuatro años dedicándose a los directos (han aprovechado todos los aniversarios de sus discos más emblemáticos), vuelven con un nuevo álbum en el que hay sorpresas.

Going, Going… es un trabajo conceptual, en el que reflejan un viaje que hicieron por Estados Unidos en 2014. Contiene nada más y nada menos que veinte canciones, y cada una de ellas viene acompañada de una pequeña película. Por si esto fuera poco, se abre con cuatro temas instrumentales, los cuales se llevan más de quince minutos del álbum. Todo un riesgo que al final no lo es tanto, ya que tanto el post-rock de Kittery, como la suavidad de Marblehead, están bastante bien.

Two Bridges es el tema que abre la parte menos “experimental” del álbum. A partir de este trallazo, Gedge y sus compañeros vuelven a ser los de siempre. Además, hay temas para todos los gustos. Tenemos los cortes más potentes, en los que, a mi parecer, están menos acertados, ya que hay guitarras excesivamente duras y cortantes. Aun así, Little Silver, la acelerada Kill Devil Hills, y Teen Sleep, no están nada mal. Pero es en Secretary donde aparecen los Wedding Present más C-86, esos que van a toda leche. Además, en el estribillo, suavizan la canción con unos deliciosos coros femeninos, con los que nos ganan por completo.

Como siempre, lo mejor viene cuando se ponen un poco más tiernos, y un poco más pop. Yo siempre he preferido a los Wedding Present que se pueden confundir con Cinerama, y aquí aparecen en varias ocasiones. Es el caso de las deliciosas Bear, Bells, y Rachel, que con esos vientos y ese estribillo melancólico, gana el premio a la mejor canción del álbum. Si nos vamos al pop de guitarras, también cuentan con varios cortes más que notables. Ahí están Birdsnest, que nos recuerda a sus primeros trabajos, o Fifty-Six, y Fordland, que son un poco más duras, pero en el fondo tienen su corazoncito pop.

Quizá se les ha ido la mano con la duración, que casi se va a las dos horas, pero es un disco repleto de buenos momentos. Eso sí, hay que echarle su tiempo.

7,6

Anuncios

3 comments

  1. yellowsnow77 · septiembre 7, 2016

    66.zippyshare.com/v/St1BbKej/file.html

  2. Ramon Felis · septiembre 7, 2016

    Han intentado hacer algo original y diferente, tiene mucho mérito con los años que han pasado de su inicio. El adelanto Rachel ya me pareció una buena canción. Los Regalo de Boda nos han hecho el regalo a nosotros.

  3. mayoyo · septiembre 7, 2016

    salvo las dos primeras cancione un discazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s