How to Dress Well – Care

how-to-dress-well-care-640x640

No sé si será el resfriado que arrastro desde hace varios días, o qué, pero yo, que nunca he sido muy seguidor de la música de How To Dress Well, me he convertido en todo un fan en apenas tres días. También es cierto que Tom Krell, el hombre que se esconde tras este proyecto, ha dado un pequeño giro en su sonido. No es que haya dejado atrás el R&B que tantas buenas críticas le han dado en los últimos años, pero sí ha mejorado su producción, que ahora suena más potente y limpia. Además, ha metido elementos más propios del rock y algún que otro ritmo dance.

Care es un trabajo más cercano al pop, en el que el propio Krell menciona a Saint Etienne o The New Radicals (sí, los de este one hit wonder) como influencia. Además, también comenta que es un disco más positivo. Eso se nota desde el minuto uno, con esa delicada Can’t You Tell que abre el álbum. No deja de ser una canción de R&B de toda la vida, nada que no haya hecho antes, pero ahora suena mucho mejor, más esplendorosa. Tras ella viene Salt Song, la primera sorpresa del álbum. Aquí se viene arriba con un pepinazo bailable y tremendamente adictivo (ese silbido se te mete en la cabeza a las primeras de cambio), en el que las guitarras tienen cierto protagonismo. Sobre todo en los últimos minutos de canción, que se convierten en un contundente tema de rock épico y contundente. Lamentablemente, no vuelve a tirar hacia este camino en el resto del álbum, pero sí que vuelve a sacar los ritmos bailongos en I Was Terrible, que también es tremenda.

Una de las cosas que quedan claras tras escuchar Care, es que es un trabajo más comercial que sus predecesores. No creo que la elección de Jack Antonoff, líder de los prescindibles Bleachers y Fun, para producir un tema como Lost Youth / Lost You sea casual. Es un pedazo de baladón que requiere de una mano como la de Antonoff para sonar así de “radio friendly”. Algo que no es nada malo, cuando la música comercial está bien hecha, es igual de impactante que todas.  Y este tema, la delicada What’s Up, o ese hit llamado Anxious, entran de sobra en esa categoría. Quizá, por eso, para resarcirse un poco, ha dejado algunos temas más esquivos para el final del disco. Y la verdad es que, tanto en Made a Lifeteme, como en They’ll Take Everything You Have, está de lo más acertado.

Supongo que, con este trabajo, Tom Krell está buscando un público más amplio que le saque del circuito indie. Hace bien, ya que ha logrado dar con uno de esos discos que pueden estar presente tanto en las listas de ventas, como en las listas de los críticos.

8

Anuncios

4 comments

  1. yellowsnow77 · septiembre 21

    89.zippyshare.com/v/CzTdOszq/file.html

  2. flash · septiembre 21

    Gracias.

  3. Ramon Felis · septiembre 23

    Ya era hora que el señor Krell se dejará de experimentar e hiciera buen pop, porque facultades se le veían, solo había que plasmarlas haciendo pop, algo que parece sencillo pero hacerlo bien es muy complicado. En la sencillez está el gusto!!

  4. Pingback: 25 discos de 2016 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s