Ablebody – Adult Contemporaries

ablebody

Tengo que darle las gracias a un seguidor del blog que me recordó por twitter que este álbum ya estaba publicado. Y es que, a pesar de que me gustó mucho el primer el single, no me acordaba que el disco al completo salía a la venta a mediados del mes pasado.

Ablebody empezó siendo el proyecto en solitario de Christoph Hochheim, guitarrista de apoyo y, posteriormente, miembro oficial de The Pains Of Being Pure At Heart. Pero poco le duró la aventura en solitario, porque nada más empezar se le unió Anton, su hermano gemelo. Este es su álbum de debut, pero fue hace un par de años cuando se dieron a conocer con After Hours, canción que también han metido aquí.

Como os podéis imaginar, lo suyo es el pop, pero se alejan bastante de lo que hace Christoph con sus otras bandas (también es miembro Depreciation Guild). La pareja de hermanos prefiere irse hacia un soft-pop de corte ochentero y, gracias a él, consiguen hacerse con un trabajo de lo más interesante. Principalmente, porque han logrado dar con un sonido muy chulo, que está muy lejos de las producciones de corte independiente. Controlan de maravilla los teclados sofisticados, que están ahí, pero no son los protagonistas, y tanto las guitarras limpias, como las distorsionadas, están donde tienen que estar.

Adult Contemporaries no es un disco con una producción estupenda y ya está. Otra de sus grandes bazas son las canciones, que tienen alma de hit. Si es cierto que les gusta arriesgar, y como primer single editaron Backseat Heart, un tema un poco escurridizo, que se iba a los cinco minutos. Pero también saben hacerse con canciones más directas, como es el caso de la ya mencionada After Hours, de la estupenda Gaucho, o de la potente, pero muy pop, The Sun, a Small Star. Además de Heart Keep, el tema más juguetón del álbum

Se podría decir que el disco está divido en dos, y la segunda parte es la de los cortes más relajados y sofisticados. Aquí se van hacia un pop que, en algunas ocasiones, nos recuerda a los Aztec Camera post High Land, Hard Rain, y que tampoco está nada mal. Es el caso de Marianne, que tiene ese sonido tan sintético característico de los ochenta. Algo que se acentúa en las canciones posteriores, como One Dime a Day, Say What You Will y esa balada llamada Send Me a Letter, en la que cuentan con la colaboración de Sean Nicholas Savage.

La verdad es que, gracias a que no han tirado hacia el típico sonido indie-pop, Ablebody se han sacado de la manga uno de los discos más interesantes de este otoño.

7,8

Anuncios

6 comments

  1. yellowsnow77 · noviembre 2, 2016

    93.zippyshare.com/v/D4dEtG4N/file.html

  2. Ramon Felis · noviembre 2, 2016

    Después del despiste inicial en la primera canción, el álbum lo podíamos llamar indie-pop con riesgo, saliendo un poco de lo clásico, y no menos bueno, juego de guitarras. Buena innovación POP!

  3. Álvaro · noviembre 3, 2016

    Estupendo disco. The sun, a small star, es una versión de The Servants, grupo C86, donde militaba, entre otros , el mismísimo Luke Haines.

    • yellowsnow77 · noviembre 3, 2016

      Vaya, no sabia que era de los Servants. Gracias por la info.

  4. jk981 · noviembre 19, 2016

    Oh si, ganas de escucharles y además con version de los servants!! discazo!

  5. Pingback: 25 discos de 2016 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s