Blondie – Pollinator

BLONDIE_POLLINATOR_DIGITAL-1485960471-compressed

Parece que, por fin, y a estas alturas de su carrera, Blondie se han dado cuenta que lo que necesitaban era un auto-homenaje. Y es que, desde que volvieron en 1999 con aquel truño llamado ‘Maria’ –sí, fue un éxito, pero era más mala que un día sin pan-, han ido dando palos de ciego. Han tenido que pasar casi dos décadas, y cuantos discos, para que volvamos a tener un álbum notable de la banda neoyorquina. Aunque también es cierto que han contado con bastante ayuda, pero bueno, también tuvieron ayuda en su anterior álbum, y la cosa no funcionó.

Pollinator” es puro Blondie. Desde ese himno new-wave llamado ‘Doom or Destiny’ que abre el álbum, y en el que, por cierto, colabora Joan Jett, hasta el final, con ‘Fragments’, nos encontramos con una banda dispuesta a dejarse querer. Han hecho todo lo que tenían que hacer para sacarse de la manga una buena colección de hits. Sobre todo en su primera parte, que es sobresaliente. Y es que, esta vez, sí se han rodeado de buenos colaboradores. Solo hay que ver lo bien que les funciona la ayuda de Dev Hynes en ‘Long Time’. El líder de Blood Orange les ha hecho todo un temazo pop absolutamente irresistible. O lo bien que les sienta la producción disco de David Sitek (TV On The Radio) en ‘My Fun’. Incluso su lado más AOR, que nunca ha sido su fuerte, está bien representado en ‘My Monster’. Aunque claro, la guitarra de Johnny Marr también hace mucho. Pero no solo viven de colaboradores, y también demuestran que ellos solitos también son capaces de sacar un buen tema como ‘Already Naked

La segunda parte del disco es más irregular, ya que, en lugar de ir directos al grano, como en la primera, se meten en camisa de once varas. Funciona bien la colaboración con Sia y Nick Valensi de The Strokes en ‘Best Day Ever’, pero, sin embargo, en ‘Gravity’, donde, con la ayuda de Charli XCX, intentan modernizarse, se estrellan a lo bestia. Sobre todo, porque esa producción sucia, con pedal de voz incluido, no les va nada bien. Como tampoco les va nada bien en esa especie de balada folk llamada ‘When I Gave Up on You’, y ese experimento electrónico, junto al cómico John Roberts, llamado ‘Love Level’. Afortunadamente, se recuperan un poco haciendo pop en ‘Too Much’ y, sobre todo, en ‘Fragments’. Por cierto, que esta última es una versión de un cantante de folk canadiense, y ellos la convierten en un tema de rock acelerado y potente.

No es un disco redondo, pero sí notable. Y eso ya es suficiente en una banda que lleva cuarenta años de carrera.

7,3

Anuncios

4 comments

  1. yellowsnow77 · mayo 8

    119.zippyshare.com/v/Sa6ZweA9/file.html

  2. Ramon Felis · mayo 8

    Regresos como este siempre son bienvenidos. Para mí se quedaron en los ’70 y esto es lo primero que hacen decentemente, salvo alguna canción suelta.

  3. Fito · mayo 10

    Con mucho miedo, pero me lo bajaré 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s