First Hate – A Prayer for the Unemployed

first hate

First Hate son una de las bandas más atractivas de la escena synth-pop nórdica, a la que un día habrá que hacer un repaso, porque es realmente interesante. Junto con Lust For Youth, con los que ha compartido alguna gira que otra, han llevado su pasión por el pop electrónico a toda Europa. Y ojo, que ya están empezando a tener un poco de repercusión en Norteamérica. No es para menos, ya que, su propuesta, está lejos de ser un mero revival de los ochenta, y sus discos están llenos de sonidos muy diferentes.

A Prayer for the Unemployed” es el primer álbum oficial de este dúo de Copenhague, pero también cuentan con un par de Eps, y algún que otro single. En ellos ya se veía que no se iban a quedar estancados en un sonido concreto, y exploraban todas las posibilidades que les da la electrónica. Algo que confirman en este debut. Por aquí hay synth-pop, R&B, techno, pop de raíces caribeñas…Una maraña de estilos que solo tienen una cosa en común: la hipnótica voz de su cantante. Su tono grave y oscuro, más propio de un grupo gótico, es el eje central del disco, y la verdad es que le da un punto más que interesante.

Por mucho que hayan metido unos cuantos interludios a lo largo del disco, estamos ante un trabajo de canciones. Es lo que tienen que sea un álbum tan ecléctico, que al final es difícil encontrar una unidad entre las canciones (salvo la voz). Pero eso da igual si esas canciones son buenas. Y ahí normalmente no fallan. Y es que, aunque empiezan con una ‘Bullets of Dust’ demasiado tranquila y muy poco arriesgada, en seguida nos encontramos con ‘The One’, uno de los momentos más brillantes del disco. Aquí ya nos damos cuenta de lo eclécticos que pueden llegar a ser, en una canción donde meten una armónica, pianos house muy de finales de los ochenta, coros femeninos, y un pequeño toque épico, que hace que estemos ante uno de los grandes temas de este 2017. Más comedidos están en el tema que le da título al álbum, en el que tiran del pop sedoso de los ochenta (aquí recuerdan un poco a Black). Pero inmediatamente después, nos dejan ‘Copenhague’ y ‘Lonely Orbit’, otros dos de los momentos álgidos del disco. En la primera se ponen caribeños para dedicar una bonita, y cálida, carta de amor a su ciudad. Sin embargo, en la segunda, vuelven al synth-pop más épico, para dejarnos un tema con un estribillo memorable. Algo a lo que vuelven un poco más adelante, en la enorme ‘Time to Star Giving’.

La parte final del disco es un tanto más irregular, y cuando se ponen abiertamente techno, no me convencen del todo. ‘Supernumerary’ les ha quedado demasiado minimalista, y ‘A Girl Called Friday’ es un poco más cálida y emocionante, pero con un estribillo interesante sería más molona. Y luego está ‘2 of Us (One Night of Courtship)’, en la que se meten de lleno en el R&B electrónico que practica gente como James Blake. Y la verdad es que no se les da nada mal.

Estamos ante un disco ecléctico, con unos cuantos momentos brillantes, y otros un poco menos interesantes, pero, ante todo, estamos ante un debut inteligente que nos presenta a un grupo tremendamente prometedor.

7,9

Anuncios

2 comments

  1. yellowsnow77 · junio 15

    44.zippyshare.com/v/nSYEl84m/file.html

  2. Ramon Felis · junio 17

    Lástima del final disco, un par de temas con más nivel y sería un disco redondísimo. Pero esto no desmerece que hay canciones fantásticas y como debut de largo es notable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s