Death of Lovers – The Acrobat

death-of-lovers-the-acrobat-album-cover

A pesar de que estamos en pleno diciembre, y de que yo ya estaba recopilando esos discos de 2017 que se me habían quedado en el tintero, todavía siguen saliendo novedades interesantes. Una de ellas es el álbum de debut de Death of Lovers, el grupo paralelo de tres de los miembros de los contundentes Nothing. Pero no os preocupéis, porque no estamos ante otro grupo de rock crudo y potente. Y eso es lo que mola de este proyecto, que no tiene absolutamente nada que ver con lo que hacen normalmente. Es más, tampoco tiene que ver con el Ep que sacaron hace tres años, en el que tiraban de shoegaze. Junto a la teclista CC Loo, se han montado una banda absolutamente ochentera, en la que el dream-pop se fusiona con la new-wave y los sonidos más sintéticos. Y lo mejor es que es un disco delicioso.

The Acrobat” se abre con ‘Orphans of the Smog’, la que podría ser su ‘A Forest’ particular. Y es que, una vez más, la sombra de The Cure es de lo más alargada en un grupo actual. De hecho, me atrevería a decir, que la banda de Robert Smith se ha convertido en una de las más influyentes de los últimos cuarenta años. Pero no todo el disco va por ahí, en seguida aparecen los teclados y los ritmos más propios del synth-pop. Algo que les sienta muy bien en temas como la minimalista ‘Here Lies’ y en ‘Perfect History’. Por cierto, en esta última, sale a la palestra una influencia que no sé si les gustará mucho, pero es de lo más evidente que su cantante se ha fijado en Simon Le Bon a la hora de interpretar. Y no es la única, porque ‘Ursula in B Major’, podría ser sin problemas una canción de Duran Duran. En cualquier caso, las dos son estupendas. Como lo es ‘The Absolute’, el single del disco, y la canción que lo cierra. Aquí vuelven las cajas de ritmos y las guitarras un poco sucias, pero también aparece un solo de saxo de lo más elegante, con el que dejan claro en qué década están.

Lo canción que no viene muy a cuento es ‘Quai d’Orsay’, que no está mal, pero su guitarra, fronteriza y absolutamente americana, no deja de desentonar entre tanto sonido puramente británico. Algo que compensan con la oscura ‘Divine Song’, la canción que viene a continuación, en la que se van al dark-pop más tranquilo y etéreo. Para mi gusto se les ha ido un poco la mano con la duración, y creo que tampoco pega mucho con la línea del disco, pero supongo que querrían quitarle un poco de pomposidad al asunto.

La verdad es que estos Death of Lovers me han gustado bastante, porque, a pesar de que tienen unas influencias de lo más evidentes, para nada suenan trillados. Es como si metemos en una batidora a Duran Duran, New Order, The Cure, un poco de Roxy Music, y mucho de A Flock of Seagulls. La mezcla no puede resultar más interesante.

8

4 comentarios

  1. yellowsnow77 · diciembre 5, 2017

    53.zippyshare.com/v/jAYcTTLB/file.html

  2. flsh · diciembre 5, 2017

    GX

  3. Jordi · diciembre 6, 2017

    … y sin olvidarnos de Spandau Ballet, sobre todo por le saxo del single… Para uno que vivió los 80 como yo (sobre todo de la new vawe/post punk) supongo que este disco me gustará.
    Gracias a tus aportes estoy descubriendo nuevas bandas que son de lo más interesante.
    Jordi MM

  4. Pingback: 30 Discos de 2017 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s