The Decemberists – I’ll Be Your Girl

The-Decemberists-Ill-Be-Your-Girl-1520866052-640x640

The Decemberists necesitaban urgentemente un cambio de sonido que los sacara de ese estancamiento en el que llevaban metidos varios años. Su anterior trabajo no estaba mal, pero sí es cierto que terminaba empachando un poco por su larga duración y por reincidir en los mismos sonidos de siempre. Por eso me pareció una buena noticia cuando, hace unos meses, anunciaron un nuevo álbum influenciado por la electrónica de New Order y Depeche Mode, y nos dejaron un primer single bastante molón. Pero claro, como pasa siempre, al final, el cambio no es tan radical y solo se basa en unos pequeños matices electrónicos y meter alguna que otra locura de vez en cuando. Aunque, eso sí, con tan solo eso, han conseguido que vuelva a prestar atención a su música.

Estos pequeños cambios se aprecian más en la primera parte de “I’ll Be Your Girl”, la cual es la más interesante. De hecho, la mejor canción del disco, es la que lo abre. ‘Once in My Life’ es un pedazo de baladón electrónico, con un bajo de lo más New Order y un sonido sintético cercano al que conseguían The Human League cuando se ponían más melosos. Esto, unido a la melancólica voz de Colin Meloy, y el atino con el que cuenta para dar con una buena melodía, hace de esta canción una de las mejores de su carrera. Siguen muy arriba con ‘Cutting Stone’, otro corte en el que los teclados y los ritmos electrónicos se ponen al servicio de su melancolía. Tras ellas, llega ‘Severed’, ese single oscuro, casi kraut, que tan buen sabor de boca nos dejó hace unas semanas. A partir de aquí, los The Decemberists de toda la vida empiezan a tener más presencia, y las irregularidades empiezan a aparecer. Sus ingredientes de siempre les funcionan en ‘Starwatcher’, una de sus típicas canciones con ritmo militar, que resulta interesante porque emplean una caja de ritmos. Al igual que ‘Your Ghost’, que sigue el camino de un tema como ‘The Infanta’, pero desde una perspectiva más juguetona –esos coros, y esos órganos tan progresivos, le dan un rollo de lo más atractivo-. Sin embargo, una balada como ‘Tripping Along’ aburre, y los ocho minutos de ‘Rusalka, Rusalka / The Wild Rushes’ se hacen pesadísimos.

A pesar de que, buena parte de sus letras siguen reflejando las miserias del mundo, hay algunos cortes que cuentan con un tono más festivo. Es el caso de ‘Everything Is Awful’, un corte de lo más directo y pegadizo, que acaba en una toda una tormenta de guitarras distorsionadas. Algo que no es propio de su sonido. Pero más sorprendente resulta el tono glam y sucio, el cual suavizan con unos coros infantiles, en la gamberra ‘We All Die Young’, que tiene su gracia.

Nunca está de más un cambio de aires, y este “I’ll Be Your Girl’ es una buena prueba de ello.

7,7

Un comentario

  1. yellowsnow77 · marzo 15, 2018

    26.zippyshare.com/v/BpU22s9G/file.html

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s