Stephen Malkmus & The Jicks – Sparkle Hard

ole-1328_sm_sparkle_hard

Supongo que, con una carrera en solitario que casi abarca dos décadas, resulta absurdo mencionar a Pavement cada vez que Stephen Malkmus edita un nuevo disco, pero la transcendencia que tuvo su banda en los noventa, y su carisma, el cual fue una de sus señas de identidad, siempre nos recuerdan lo mucho que disfrutamos con ellos en los noventa. Lo bueno es que Malkmus ha sabido crearse un nuevo universo propio y, aunque no siempre acierta, cuando lo hace, es infalible. Su séptimo álbum es de los buenos, de hecho, con él, se está llevando las mejores críticas de su carrera. Además, muy merecidamente.

Sparkle Hard” es un trabajo más coherente y elaborado que su anterior álbum, el cual tenías tres o cuatro canciones estupendas, y mucha morralla. Aquí no solo tenemos esas tres o cuatro canciones redondas, el resto, salvo alguna excepción, también es notable. Está sembrado desde el principio, con esa ‘Cast Off’ tan Bowie con la que abre el disco. Ese rollo más clásico le sienta divinamente, aunque habría que decir que les sienta divinamente, porque aquí los Jicks han hecho un gran trabajo. Solo hay que escuchar esa delicada ‘Solid Silk’, donde meten unos vientos absolutamente sixties, los cuales, por cierto, vuelve a aparecer en ‘Brethren’, que también es deliciosa. Aunque hay que decir que en ella encontramos un deje más Pavement. Algo que resulta más que evidente en ‘Middle America’, donde nos trae de nuevo esa dejadez impostada y se saca de la manga una canción que bien podría ser la hermana gemela de ‘Range Life’. Pero si nos vamos a sonidos más añejos, en los que roza el country, hay destacar la juguetona ‘Refute’, donde se monta un magnifico dúo con Kim Gordon. Y es que, resulta curioso escuchar a la ex Sonic Youth meterse en estos sonidos tan profundamente americanos. Deliciosa.

No os penséis que se ha relajado demasiado y que por aquí las guitarras no rugen. Ahí está la contundente y sucia ‘Shiggy’, que es de lo mejor que ha sacado en su carrera. O esa extraña ‘Rattle’, en la que incluso, y por desgracia, se atreve con un autotune. Y si ya nos vamos a ‘Kite’, nos encontramos con más de seis minutos de buen guitarreo. Pero es en ‘Bike Lane’ donde nos deja la canción más interesante del disco. Este tema, que cuenta con una línea de bajo vibrante, y un sonido cercano al glam, está inspirado en Freddy Gray, el joven afroamericano que en 2015 murió mientras estaba bajo la custodia de la policía de Baltimore. Lo que hace que estemos ante una de las canciones más políticas de Malkmus, y de paso, ante una de las más notables.

Es una gran noticia que Stephen Malkmus vuelva a recuperar el buen estado de forma que perdió en su anterior trabajo. Además, lo hace no repitiéndose y explorando nuevos caminos, lo cual es algo digno de mención viniendo de alguien que lleva tantos años en esto.

7,9

2 comentarios

  1. yellowsnow77 · mayo 21, 2018

    120.zippyshare.com/v/IlmtTTNU/file.html

  2. Pingback: 30 discos de 2018 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s