Spiritualized – And Nothing Hurt

SPIRITUALIZED_500x500

Algunos pensarán que Jason Pierce lleva años haciendo el mismo tipo de canción, y puede que tengan algo de razón, pero lo suyo va mucho más allá del mero acomodamiento. Pierce es un perfeccionista del sonido, y sus discos con Spiritualized van mucho más allá. El británico busca que cada solo de guitarra, cada catarsis psicodélica, y cada paisaje ensoñador, suene mejor que la anterior. Luego está su estilo musical, ese que se mueve entre el rock espacial, el góspel y la psicodelia, que sí, que puede que sea el mismo desde hace décadas, pero lo hace tan bien, que da absolutamente lo mismo. Además, llevaba seis años sin sacar disco, y ya había ganas.

La gran novedad que presenta “And Nothing Hurt”, es que prácticamente ha sido Pierce el que ha grabado íntegramente el disco en un pequeño estudio que se montó en su casa. Él mismo comenta que quería trasladar de la inmensidad de su directo al disco, pero que no tenía los medios económicos para hacerlo, así que, con un ordenador nuevo, y mucha paciencia (asegura que casi se vuelve loco y que tuvo que aprender muchas cosas nuevas), ha fabricado nueve canciones enormes que cuentan con un sonido de lo más esplendoroso. De hecho, resulta increíble que se haya grabado con tan pocos medios.

El disco se abre con ‘A Perfect Miracle’, una de esas canciones marca de la casa, en las que Pierce se pone preciosista y se viene muy arriba con los subidones orquestales. Una preciosidad que tiene continuidad a lo largo de todo el álbum en cortes como ‘I’m Your Man’, en la que encontramos un punteo de guitarra que pone los pelos de punta; en esa maravilla ensoñadora llamada ‘Damaged’, y en la épica ‘The Prize’, que casi podría servir de single navideño.

Su parte más psicodélica también está bien representada. Además, por partida doble, porque si en ‘Here It Comes (The Road) Let’s Go’ y en ‘Let’s Dance’ utiliza las trompetas, las campanas (volvemos a la Navidad y nos acercamos muy seriamente a los Beach Boys), y los sintetizadores, para crear algo realmente bonito, en ‘On The Sunshine’ y en ‘The Morning After’ utiliza estos ingredientes para epatar y dejar con el culo torcido a más de uno. Estamos ante los dos cortes más contundes del disco, donde las guitarras desgarradoras se fusionan con flautas traveseras y órganos estridentes, dando lugar a una orgia ruidosa a la que prácticamente es imposible resistirse.

Una vez más, estamos hablando de un álbum de Spiritualized, y es imposible no pensar que estamos ante uno de los discos del año. Y eso solo pasa con los grandes músicos.

8,2

Streaming

5 comentarios

  1. yellowsnow77 · septiembre 6, 2018

    68.zippyshare.com/v/Pc8kHh3U/file.html

  2. Álvaro · septiembre 11, 2018

    ¡Gracias por esta joya! Pasan los años, y eres como Jason, incombustible.

  3. Pingback: 30 discos de 2018 | Don't Eat The Yellow Snow
  4. Pingback: Spiritualized – Everything Was Beautiful | Don't Eat The Yellow Snow

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s