Strand of Oaks – Eraserland

Strand of Oaks

El desgaste y el aburrimiento son dos de los mayores enemigos de un músico, y han acabado con unas cuantas carreras que todavía tenían mucho dar. Algo que estuvo a punto de pasarle a Timothy Showalter, el hombre que se esconde detrás de Strand of Oaks, que hace un par de años sufrió una depresión y decidió no escribir ni una sola canción más. Incluso se fue de retiro espiritual a una playa de Jersey. Pero, afortunadamente, tiene grandes amigos, y entre ellos están los miembros de My Morning Jacket, que prácticamente le pusieron un ultimátum para que grabara su nuevo disco con ellos de banda de acompañamiento. Y el resultado no puede ser más interesante.

Según la nota de prensa de su sello, hay un giro musical importante en este trabajo, pero yo creo que no es para tanto. Sí que suena más potente y expansivo, y parece que los miembros de My Morning Jacket hacen bien su trabajo, pero sigue contando con las mismas influencias. Es decir, el rock a lo Springsteen, el toque folk, y ese pequeño matiz electrónico que aparece en sus últimos trabajos, están ahí. Pero claro, ahora suena a lo grande, y eso hace que nos encontremos ante el que, probablemente, sea el disco más importante de su carrera.

Uno de los aciertos de “Eraserland” es que cuenta con un buen montón de singles potenciales. Ya sea en clave de rock más clásico, como en las emocionantes ‘Weird Ways’ y ‘Ruby’, o en ese tipo de rock en que los teclados toman el protagonismo, como en el caso de la enérgica, y absolutamente brillante, ‘Hyperspace Blues’ o la melancólica ‘Final Fires’. Todas ellas tienen un gran potencial y pueden convertir este trabajo en un pequeño éxito. Pero las buenas noticias no acaban ahí. Cuando se pone más introspectivo y menos directo, también acierta. Es el caso de la bonita, y algo folk, ‘Keys’ y, sobre todo, de ‘Visions’. Esta canción, en la que se nota el buen hacer de sus compañeros de estudio, representa bien ese cambio del que hablan en su sello. Más que nada por ese final de lo más emocionante, y en él despliega toda una tormenta guitarrera que acompaña a un estribillo sublime. Algo que repite en el, también emocionante, tema que da título al álbum. Y ojo, porque puede que estemos ante las dos mejores canciones de su carrera.

Por desgracia, no todo es sobresaliente en “Eraserland”, al final se le va un poco la mano, y se lleva ‘Forever Chords’ hasta los diez minutos, cuando en realidad no necesita ni la mitad. Y si ya nos vamos a ‘Cruel Fisherman’, el corte que lo cierra, nos encontramos con 17 minutos de música ambiental que pintan bien poco. Pero bueno, se podría decir que es un apéndice y una (larga) anécdota dentro del conjunto del disco.

7,9

5 comentarios

  1. yellowsnow77 · febrero 28, 2019

    108.zippyshare.com/v/1tbyRgjE/file.html

  2. flsh · febrero 28, 2019

    Gracias.

  3. Joan Roure · marzo 5, 2019

    Acabo de escuchar Weird Ways y va directa a mi top del año. Qué temazo. ¡Gracias!

  4. Pingback: 40 discos de 2019 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s