Orville Peck – Pony

orville peck

No sé dónde escuché una vez que, además de contar con buenas canciones, hay que saber cómo venderlas al público. Algo que se ha tomado muy en serio Orville Peck, o “el vaquero enmascarado”, como se le conoce en el mundo de la música. Este chico de Nevada se ha convertido en una de las sensaciones de los últimos meses, y su fichaje por Sub Pop le ha llevado a darse a conocer en medio mundo. Algo que no es fácil, dado que, la suya, es una música puramente americana. Pero claro, si a su country, con tintes de shoegaze, eso sí, le pones una imagen poderosa y misteriosa, algo homoerotica (Peck es abiertamente gay), e influenciada por nombres como David Lynch o John Waters, sus canciones entran mucho mejor. De ahí lo de que ha sabido venderlas muy bien.

Pony” está lleno de ecos de Roy Orbison, Chris Isaak o Johnny Cash, pero también es fácil ver unas influencias que se alejan del country: bandas como Mazzy Star o The Smiths también se asoman por aquí. Y la verdad es la que mezcla resulta bastante atractiva en algunas ocasiones. Es el caso de ‘Dead of Night’, la enigmática canción que abre el álbum, la cual ya se ha convertido en una de mis favoritas de este 2019. Me encanta esa melancolía que desprenden sus guitarras áridas y ese falsete de voz. Unos ingredientes que también funcionan muy bien en ‘Queen of the Rodeo’ y ‘Big Sky’, otros dos de los grandes cortes del álbum. Y si ya nos vamos a la preciosa ‘Roses Are Falling’, nos encontramos con que también sabe cómo hacerse con una balada que parece salida de los mismísimos cincuenta.

Puede que lo más sorprendente del disco sea el combo formado por ‘Winds Change’, ‘Turn to Hate’ y ‘Buffalo Run’. En estos tres temas, es donde aparece el Orville Peck más acelerado y pop. Sobre todo en la última, que va subiendo de intensidad hasta convertirse en un muro de guitarras distorsionadas. Aunque es en ‘Turn to Hate’ donde mejores resultados consigue. Más que nada, porque es la fusión perfecta entre su faceta country y su faceta pop. Además, cuenta con un estribillo redondo

Cuando se va al country más típico, como en el caso de la olvidable ‘Take You Back (The Iron Hoof Cattle Call)’, donde incluso saca el banjo, las pistolas y los silbidos, resulta un tanto paródico y no le termina de funcionar. Al igual que tampoco es muy interesante ese lado bucólico y denso que aparece en ‘Kansas (Remembers Me Now)’. Por mucho que la ensucie al final y hago algo así como una especie de “country lo-fi”.

Lo dicho: no solo hay que tener grandes canciones, también hay que saber venderlas.

7,5

3 comentarios

  1. yellowsnow77 · marzo 25, 2019

    79.zippyshare.com/v/LchNOwqi/file.html

  2. Poe · marzo 30, 2019

    Gracias!.

    El disco es muy irregular, sinceramente sin ese «marketing visual» no sé si se le haría mucho caso.

  3. Pingback: Orville Peck – Bronco | Don't Eat The Yellow Snow

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s