Operators – Radiant Dawn

operators

No tenía ni idea de que Operators era el nuevo grupo de Dan Boeckner miembro de Wolf Parade, Divine Fits, y los difuntos Handsome Furs. De hecho, es una continuación de estos últimos, ya que está formado por él mismo, su mujer, y otro miembro más. Además, siguen por el mismo camino, y lo que encontramos aquí es ese synth-pop algo oscuro y con tintes rockeros con el que nos conquistó al principio de esta década. Así que, para mí, es toda una alegría, porque me encantaban sus discos, y me chifla lo bien que se adapta su voz a estos sonidos sintéticos.

Radiant Dawn” es su segundo trabajo (en algún momento dado tengo que revisar el primero), y en él nos encontramos con una especie de distopía que tiene como punto de partida la década de los setenta. Además, es un disco que tiene como principal influencia Europa del Este y la música que tanto se escucha por allí. De ahí que nos encontremos con un synth-pop frío que puede tener como base a los Depeche Mode de mediados de los ochenta. Aunque, eso sí, con la emoción que le da la voz de Boeckner, que es algo así como un rayo de luz que aparece en un día nublado.

El trío canadiense se ha apuntado a la moda de los interludios, por lo que, aunque tenga 14 cortes, en realidad son solo nueve. Los interludios están para unir un poco la historia que quieren contar. Y eso está bien, porque esos nueve cortes funcionan de maravilla. Sobre todo cuando le pone un poco más de emoción al asunto, como en el caso de ‘Days’ y ‘I Feel Emotion’, los dos temas que abren el álbum. En ellos, se dejan llevar, y consiguen romper la frialdad con unos estribillos de lo más luminosos. Algo que también ocurre en ‘In Moderan’, que es mucho más pop, y todo un temazo. Pero, quizá, lo mejor, llega con ‘Faithless’, que es un tanto más dance, y con ‘Strange’, donde recuerdan bastante a los Chvrches más oscuros.

En este segundo trabajo también hay temas que se salen un poco del guion. Es el caso de ‘Terminal Beach’, que es un tanto más synth-pop a la antigua y podría pasar por una canción de los ochenta. O de ‘Despair’, donde les entra una rabia de lo más punk. Aunque, en este caso, me quedo con ‘Come And See’, la que es la balada del disco, la cual no puede ser más bonita (casi parece una canción de Ultravox). Eso sí, para terminar, prefieren volver al pop electrónico y emocionante en la estupenda ‘Low Life’.

No solo es una alegría ver que Dan Boeckner ha recuperado su pasión por el synth-pop, también comprobar que no ha perdido el talento para crear grandes canciones de este palo.

7,9

Anuncios

3 comments

  1. yellowsnow77 · 25 Days Ago

    89.zippyshare.com/v/QMzy9vp0/file.html

  2. Mano · 24 Days Ago

    Muchas gracias, lo sigo en todos sus proyectos desde Wolf Parade….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s