Bat For Lashes – Lost Girls

Bat For Lashes

Da igual que los años y las décadas pasen, no hay quién nos libre del revival de los ochenta. Llevamos así prácticamente desde que empezó el siglo, y el cine, la música y la moda, siguen fijándose en esa década. Natasha Khan, más conocida como Bat For Lashes, es la última artista en sumarse a esta nostalgia, y en acercarse a la cultura popular de sus años de infancia. La cantante británica se ha mudado a Los Angeles con una idea: hacer bandas sonoras para películas. Pero, al final, ha terminado grabando su quinto disco. Un disco que tiene bastante de cinematográfico (el título es una clara referencia a la película Lost Boys), ya que, en un principio, iba a ser la música de una película de niñas vampiras.

Bananarama, Cindy Lauper, The Blue Nile, y el compositor John Williams, son los artistas que Khan ha citado como influencia para crear este disco. Pero también ha citado películas tan típicas de aquella época como Los Goonies, E.T., o la ya mencionada Lost Boys (Jovenes Ocultos para los de aquí). De hecho, otra de las razones para mudarse a L.A., fue la de empaparse de los decorados que impregnaban esas películas que tanto disfrutó cuando era niña. Por lo que se puede decir sin tapujos que estamos ante todo un ejercicio de nostalgia.

A pesar de citar referencias tan populares de la cultura de aquella época, “Lost Girls” cuenta con un tono un tanto más oscuro. Ha llenado este trabajo de un synth-pop bastante minimalista, y nada efectista, que poco tiene que ver con la alegría del pop comercial de esos años. De hecho, los dos únicos temas que se acercan un poco al pop comercial de los ochenta, son ‘So Good’ y ‘Safe Tonight’, que son un buen par de hits sintéticos. Y bueno, luego está ‘Feel For You’, en la que se lanza descaradamente a la pista de baile.

El resto del álbum es todo un mundo de referencias a los ochenta, bastante interesante, y en el que la londinense se pone un tanto ecléctica. Aquí entra de todo, desde la Kate Bush más espídica en ‘Jasmine’, al pop cinematográfico de ‘Kids In The Dark’, que no puede recordar más a Berlin (sí, los de Top Gun). Además de meterse de lleno en terrenos más oscuros en ‘The Hunger’, de tirar hacia la épica en ‘Desert Man’, y de esconder parte de la frialdad que hay en todo el disco, en ‘Peach Sky’. Incluso se atreve con un instrumental llamado ‘Vampires’, en el que un saxo se fusiona con unas guitarras totalmente post-punk, y sin dejar de lado el aire cinematográfico.

Es posible que, al ser de la misma generación que Natasha Khan (tan solo le saco dos años), no sea muy imparcial a la hora de juzgar este álbum, porque toda esa nostalgia que impregna el álbum, también es la mía. Pero creo que también es un álbum muy interesante para otras generaciones, y que no hace falta haber vivido esos años para disfrutar de estas canciones.

8

5 comentarios

  1. yellowsnow77 · septiembre 3, 2019

    mediafire.com/file/93hb3vtq08xtv7l/bat_ochentas.zip/file

  2. Nicolás · septiembre 3, 2019

    En enlace debe estar mal, ya que sale “400 Bad Request”. Informo.

  3. Pingback: 40 discos de 2019 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s