Black Marble – Bigger Than Life

Black Marble

No sé si Chris Stewart, que se ha quedado solo al frente de Black Marble, tenía pensado sacar el disco más luminoso y pop de su carrera a la hora de firmar con el sello Sacred Bones, pero no deja ser curioso. Más que nada, porque la discográfica neoyorquina, está especializada en sonidos más oscuros y menos evidentes. Aunque, gracias al synth-pop, parece que se está abriendo un poco, porque también tienen en su catálogo a los daneses Lust For Youth.

Chris Stewart es otro de los compositores neoyorquinos que se ha mudado recientemente a Los Angeles. Quizá, por eso, estamos ante el disco más accesible y menos lo-fi de su carrera. Porque, según el mismo, compuso estas canciones en el trayecto de autobús que le llevaba desde su casa en el barrio de Echo Park, a la otra punta de la ciudad (al pobre se le murió el coche nada más llegar a L.A.). Además, por primera vez, la música está hecha con sintetizadores de verdad, y no con un ordenador, el cual, esta vez, solo sirvió para grabar lo que salía de esos sintetizadores.

Con sus anteriores trabajos, la crítica dijo cosas como que era música creada para una hipotética fiesta dance organizada por Ian Curtis. Una descripción bastante fiel, que daba una buena idea de lo que nos encontrábamos en aquellos dos álbumes. Algo que ha cambiado un poco en este trabajo, porque, aunque seguimos en esos ochenta más o menos oscuros, hemos pasado a sonidos bastante más synth-pop. Algo así como el cambio que hicieron New Order al dejar de ser Joy Division. Y la verdad es que hay bastante de la banda de Manchester en este trabajo, porque temas como ‘One Eye Open’, ‘Private Show’ o ‘Feels’, cuentan con ese sonido sintético tan característico de aquella época. Incluso, si apuramos un poco, podemos decir que también tienen algo de The Drums, una banda que también ha bebido lo suyo de los mancunianos. Ahí están ‘Grey Eyeliner’ y ‘Bigger Than Life’, dos canciones que prueban que la banda de Johnny Pierce ha logrado calar en bastantes grupos coetáneos. Pero, quizá, lo mejor, sea cuando se pone más tranquilo. El synth-pop sin sobresaltos que ofrecen ‘Never Tell’, ‘Daily Driver’ o ‘Call’, es una auténtica delicia. Además, es donde menos suenan a otras cosas, y eso siempre está bien.

Parece que no nos libramos del synth-pop de corte ochentero, y la verdad es que, con discos así, tampoco hace falta, porque sigue funcionando bastante bien.

7,5

3 comentarios

  1. yellowsnow77 · octubre 24, 2019

    mediafire.com/file/bvjn9hkg6gtcx4d/tan_grande_como_la_vida.zip/file

  2. el refugio producciones · octubre 25, 2019

    pues me ha gustado mucho el disco!
    pero, mas que Joy Division o The Drums, este grupo suena clavado a los mejores Turquoise Days, y tambien a los Sad Lovers & Giants (de hecho, hasta la voz es identica!)

    • yellowsnow77 · octubre 26, 2019

      Me apunto estos dos grupos, que no los conozco. Gracias 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s