Dog In The Snow – Vanishing Lands

Dog In The Snow

Dog In The Snow es el proyecto musical de Helen Ganya Brown, una chica inglesa de ascendencia tailandesa, a la que le va bastante el mundo oscuro. De hecho, quizá, se mete en demasiados “lugares comunes” cuando hablamos de oscuridad. Así, cita entre sus influencias visuales, a David Lynch o Ingmar Bergman. Además, su nombre viene de una novela de Kafka. Todo bastante predecible cuando se habla del mundo dark. Pero lo bueno, es que, musicalmente, sí que ha dado con una formula bastante interesante. Ella misma cita a Sufjan Stevens, Scott Walker o Brian Eno entre sus influencias. A lo que yo añado a Kate Bush, algo que resulta evidente nada más escucharla. Y si a esto le añades una dosis de electrónica, nos queda algo de lo más apañado.

Vanishing Lands” está hecho para transmitir una buena dosis de frialdad. Desde su portada, con esa foto en blanco y negro de una postal de lo más invernal, hasta su forma de encarar las canciones, en las que no da pie a ningún paisaje soleado. Y la verdad es que lo consigue desde el primer momento. Porque esa ‘Light’ que abre el disco, donde se deja llevar por una base rítmica electrónica y cruda, es brillante. Más que nada, porque sabe dotar la canción de algo más que una estética fría y oscura. Aquí hay chicha, y las buenas melodías y los estribillos redondos se van sucediendo a lo largo del disco. Eso sí, mejor cuando le da un poco de ánimo al asunto y se mete de lleno en sonidos más puramente electrónicos. Y es que, a ver quién se resiste a cortes puramente synth-pop como ‘Dual Terror’ o ‘Fall Empire’. Y ojo, que tampoco se le da nada mal ponerse un poco más cruda, y dejarnos un tema como ‘Icaria’, que cuenta con un pequeño tono más industrial.

La nota de prensa de su sello reincide en que lo suyo es el dream-pop con algo de art-rock, y la verdad es que hay bastante de eso. Un buen ejemplo es la intensa ‘Bloom’, que despliega épica por todos los lados. Quizá demasiada en su parte final. Se le da mejor fijarse en Cocteau Twins y hacer cortes un tanto menos pomposos, como es el caso de ‘This Only City’ y ‘Gold’. Pero ojo, que por mucho que quiera esconder su propuesta en un mundo oscuro, al final del disco nos demuestra que tiene un corazón pop. Y es que, curiosamente, esa ‘Dark’ que cierra el álbum, es la canción más luminosa del mismo, y auténtica delicia.

Habrá que seguir muy de cerca su propuesta, porque, aunque tira de referencias muy manidas, aquí hay bastante talento y una buena colección de canciones. De hecho, le he podido dar un par de escuchas a su álbum de debut, y tampoco está nada mal.

7,9

2 comentarios

  1. yellowsnow77 · noviembre 18, 2019

    mediafire.com/file/8k287sv03fa06ge/perro_en_la_nieve.zip/file

  2. Pingback: 40 discos de 2019 | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s