Andy Shauf – The Neon Skyline

Andy-Shauf-The-Neon-Skyline-1579285965

A pesar de contar con una larga carrera a sus espaldas, que incluye ser el batería de un grupo de rock cristiano, Andy Shauf no despegó hasta 2016, cuando editó su excelente “The Party”. Su forma de ver el folk, en la que había muchos tintes pop, y un poco más de ánimo de lo habitual, nos encandilo a muchos. Porque, la verdad, es que era un disco precioso. Ahora, cuatro años después, publica el que es su sexto trabajo, y la cosa sigue más o menos igual.

The Neon Skyline” es algo así como un álbum conceptual, en el que el propio Shauf, sentado en su bar favorito, nos cuenta como espera que aparezca Judy, el que es el amor de su vida. Así, entre cerveza y cerveza, nos deja canciones que empiezan siendo esperanzadoras, y terminan más bien mal. Quizá, por eso, el tono del álbum es un poco menos festivo que el anterior, y sigue una línea clara. Por eso no hay una canción tan destacable como esa pequeña joya llamada ‘The Magician’. Pero sí que es un trabajo equilibrado en el que todos los cortes funcionan.

Una de las cosas que más me gustan de la música de Shauf, es como lleva al folk sonidos más propios del chamber-pop, o el toque peliculero que tienen algunas de sus canciones. Así, nos encontramos con estupendos temas como ‘The Neon Skyline’, ‘Where Are You Judy’, ‘Things I Do’ o ‘Fire Truck’, que podrían sonar de fondo en una comedia romántica de los sesenta. Aunque, quizá, el tema estrella de esa película, y de este álbum, sería ‘Try Again’. Aquí aparece su lado más puramente pop, mandando el folk a paseo, y entregándonos todo un hit en potencia. Algo que, la verdad, debería hacer más a menudo.

Que tenga su lado más pop, no significa que descuide su faceta más folk. El canadiense sabe cómo hacer buenas canciones de este tipo. Cortes como ‘Clove Cigarette’ o ‘Living Room’, que presentan una faceta más intimista y delicada, son notables. Además, como no solo se vale de su guitarra, y mete muchos más elementos (Shauf toca un motón de instrumentos), se hacen bastante amenas. Ahí está ‘Thirteen Hours’, que cuenta con unos arreglos jazzy de lo más elegantes. O ‘Changer’, que cierra el disco de la forma más bonita, y con una buena dosis de reverb.

Una vez más, estamos ante un trabajo para escuchar del tirón con el que dejarse llevar durante poco más de media hora. Algo que cada vez me gusta más.

7,7

7 comentarios

  1. yellowsnow77 · enero 28, 2020

    mediafire.com/file/0n0lugur2dmtxml/rascacielos_de_neon.zip/file

  2. Jorge López · enero 28, 2020

    Review de lo nuevo de Pinegrove?

    • yellowsnow77 · enero 28, 2020

      Pues le di unas escuchas hace unos días y no me terminó de convencer mucho. A ver si me pongo con él otra vez.

      • Jorge López · enero 28, 2020

        ¡Curioso! Gracias por la respuesta. Me sorprendió no verlo por aquí. A mí me gustó más que Skylight porque vuelve un poco al sonido de Cardinal. He aprovechado la entrada de este disco de Andy Shauf para preguntar porque, salvando las distancias, sus sonidos se me parecen un poco. ¡Gracias por todas las recomendaciones!

  3. Pingback: Andy Shauf – Wilds | Don't Eat The Yellow Snow

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s