Riki – Riki

riki

Supongo que, en los últimos días, muchos de vosotros habéis visto el cartel de un festival de post-punk y new-wave que se celebra en Los Angeles el próximo mes de mayo. En él, bandas clásicas como The Psychedelic Furs o Bauhaus, comparten espacio con otras actuales como Drab Majesty o Cold Cave, en lo que pretende ser una especie de homenaje a los ochenta más oscuros. Esto, además de funcionar como “remember”, también nos da una idea de la aceptación que tienen estos sonidos hoy en día. Y más en una ciudad como Los Angeles que, en cierto modo, se ha convertido en la capital de la oscuridad musical.

Riki no forma parte de ese cartel, pero podría estar sin problemas. El proyecto de la angelina Niff Nawor no es que reúna las condiciones necesarias, es que las sobrepasa. Su propuesta, que se mueve entre el synth-pop y el dark-pop, podría pasar perfectamente por un disco de 1985. De hecho, ese acercamiento tan descarado a esos años, se convierte en uno de sus grandes aciertos. El otro es que sabe hacer hits con una facilidad pasmosa. Porque, de verdad, si el cuerpo no os pide lanzaros a pista de baile tras escuchar ‘Napoleon’, es que algo os pasa. Este cruce entre Bananarama y Siouxsie, es una auténtica maravilla con la que te dan ganas de cardarte los pelos (el que los tenga) y sacar del armario tu outfit más oscuro. Algo que también ocurre con la acelerada ‘Earth Song’, el otro rompe pistas del disco.

Fuera de su lado más dance, también sabe hacer cosas realmente interesantes. Evidentemente, está un tanto más dark, pero logra que sea una oscuridad de lo más llevadera. Tanto ‘Strohmann’, como ‘Böse Lüngen’, los dos temas cantados en alemán del disco, son de lo más contagiosas. Y esa ensoñadora ‘Know’, en la que se ponen un poco más épica, también funciona. Y ojo, porque también sabe cómo irse hacia un pop más comercial bajando las revoluciones. Ahí está esa deliciosa balada llamada ‘Spirit of Love’. Lástima que en los dos temas finales baje un poco el listón y no llegue al nivel del resto del disco.

Desde luego, si consigue que los medios le presten un poco de atención, puede convertirse en una de las artistas revelación de este año. A ver si tiene suerte.

7,9

3 comentarios

  1. yellowsnow77 · febrero 17, 2020

    mediafire.com/file/ksdq29ilmd9q6uj/gotica_de_los_80.zip/file

  2. Pingback: Choir Boy – Gathering Swans | Don't Eat The Yellow Snow
  3. Pingback: 2020: 40 discos que nos han servido como vía de escape | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s