Waxahatchee – Saint Cloud

Waxahatchee

No me sorprende mucho que Katie Crutchfield haya cambiado de rumbo en el nuevo trabajo de Waxahatchee. La de Alabama siempre ha sido una de las artistas más eclécticas del rock actual, y en sus discos hemos visto cómo las guitarras distorsionadas se mezclaban con algunos elementos electrónicos, o con paisajes más ambientales. Además, hace un par de años, cuando tuve la oportunidad de ver a su banda en la sala El Sol de Madrid, ya sacó a relucir la faceta que ahora nos presenta en su nuevo álbum. Y es que, esta vez, tira hacia el rock de raíces y deja de lado el potente indie-rock y la distorsión que protagonizaban su anterior trabajo.

Saint Cloud” es el disco que Crutchfield necesitaba hacer, y eso se nota en el resultado final. Porque, cuando alguien lo tiene muy claro, las cosas suelen salir bien. Ella quería rendir un homenaje ese rock sureño tan autóctono que, a mí, personalmente, me cuesta un poco asimilar. Pero lo ha hecho muy bien, porque no ha dejado de lado el pop y su voz sigue sonando igual de bien que siempre. Solo que esta vez está adornada de otra manera.

Con ‘Oxbow‘, el tema inicial, uno se puede pensar que se ha ido hacia paisajes más ensoñadores. Ese teclado que planea durante toda la canción, el delicado piano, y el toque tranquilo com el cuenta, nos lleva a pensar eso. Pero es casi una anécdota en este trabajo. Porque sí, los teclados aparecen en algunas canciones como ‘Fire‘ o ‘Ruby Falls‘, pero son una mera decoración dentro de ese rock sureño que protagoniza todo el álbum. Un rock que también la lleva hacer canciones directas que se pueden convertir en un pequeño hit. Es el caso de la preciosa ‘Can’t Do Much‘, o de las algo más ruidosas (no mucho) ‘Witches‘ y ‘War‘, que también son estupendas. Pero ojo, que, como comentaba más arriba, si se ha ido por este camino, es porque lo tenia muy claro. Temas como ‘Lilacs‘ y ‘Hell‘ así lo demuestran. Pero, quizá, lo mejor llega en el corte final, el que también da título al álbum. Aquí no necesita muchos adornos, tan solo su voz, el piano, una tímida guitarra, y un teclado que solo entra en la parte final. Y con eso, consigue emocionar más que con mil capas de distorsión.

Una vez más, Katie Crutchfield demuestra que es una artista ecléctica, a la que no le cuesta nada adentrarse en otros campos, y darles su toque personal. Bravo por ella.

7,9

2 comentarios

  1. yellowsnow77 · 6 Days Ago

    mediafire.com/file/qun23ssjk9xisde/santa_nube.zip/file

  2. Juan Carlos Alonso Cordero · 1 Day Ago

    este disco es….simplemente un joya

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s