Sleaford Mods – Spare Ribs

Nunca he sido muy fan de Sleaford Mods. Su música siempre me ha parecido algo agresiva y un tanto “malrollera”, pero esto ha cambiado con su nuevo trabajo. El dúo británico acaba de publicar el que es su álbum mas completo -en lo que a instrumentación se refiere-, y un disco de esos que impactan a la primera escucha. Porque, además, han logrado hacer algo que muy pocos consiguen, y es que no hay quién les ponga una etiqueta. Lo suyo puede ser hip-hop, puede ser post-punk, o puede ser punk a secas, pero nadie es capaz de meterlos dentro de un estilo en concreto. Y eso me parece todo un logro en estos días en los que se etiqueta todo.

Spare Ribs’ es otro hostión a la actual Gobierno Británico y la sociedad alienada de su país. A lo que se les ha unido la crisis de la COVID 19. No obstante, el disco se grabó en esas pocas semanas de (más o menos) tranquilidad que tuvimos entre la primera y la segunda ola. Y, de hecho, el título viene de la indiferencia que tuvo su gobierno con los muertos de la primera ola (¿os acordáis de Boris Johnson pasando de todo la primavera pasada?). De ahí lo de que somos “costillas de repuesto”. Afortunadamente, para ellos, eso ha cambiado ahora, y la psicópata de turno la tenemos más cerca los que vivimos en Madrid.

Uno de los puntos fuertes del que es su disco número once, son las invitadas que aparecen en él. Realmente son solo dos, pero le dan otro rollo a su música. Primero tenemos a la australiana Amy Taylor, que cambia su energía punk por el hip-hop en esa bomba electrónica que es “Nudge It”. Y luego a Billy Nomates, que le da un punto más melódico a la electrónica minimalista de “Mork n Mindy”. Los dos son dos temazos como la copa de un pino, pero no son los únicos que hay por aquí. Cuando Jason Williamson y Andrew Fearn tiran de su faceta más post-punk, aparecen cosas tan buenas como “Shortcummings”, “Glimpses” y “I Don’t Rate You”. Pero quizá me gustan más cuando se van hacia sonidos más electrónicos. Y es que, en cortes como “All Day Ticket” y “Thick Ear”, se sacan de la manga unas bases absolutamente irresistibles. Y ojo, porque en esa “Fishcakes” final, se ponen más melódicos que nunca. Eso sí, también están de lo más oscuros.

Sin duda alguna, Sleaford Mods son una de las bandas que mejor han adaptado a estos tiempos el lado más combativo de la música británica. Y su nuevo trabajo es una estupenda prueba de ello.

8

Un comentario

  1. yellowsnow77 · enero 20

    mediafire.com/file/jjvwvda8zj66far/COSTILLAS+DE+REPUESTO.zip/file

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s