Pom Poko – Cheater

Resulta muy difícil que un grupo me sorprenda de buenas a primeras, pero, de vez en cuando, ocurre. Es lo que me ha pasado con Pom Poko, una banda noruega que acaba de publicar su segundo trabajo. Y es que, su propuesta musical, resulta de lo más innovadora. A pesar de que se centran en el indie-rock, un estilo que se supone que está de capa caída y que da para poca innovación. Pero estos cuatro chicos y chicas, los cuales se conocieron estudiando jazz, lo encaran de una manera muy personal. Y eso es lo que los hace interesantes.

Al igual que su álbum de debut, ‘Cheater’ es un disco de contrastes. Y es que, su música, se basa en eso. Lo suyo es pasar de la dulzura de la voz de su cantante, a unas explosiones guitarreras llenas de distorsión y crudeza. Además, muchas veces, se pasan por el forro la estructura convencional de una canción de rock o de pop. Algo que supongo que les vendrá de su época de estudiantes de jazz. Pero, aun así, consiguen que los temas de este disco funcionen.

Muchos les comparan con Deerhoof por sus momentos más escurridizos, pero lo cierto es que ese toque más pop que presentan de vez en cuando los hace más accesibles. Y de hecho son capaces de dar con algún hit que otro. Es el caso de “Like a Lady”, un corte de aires noventeros -en la nota de prensa de su sello lo compararan con las Breeders-, que es todo un chute de energía. Una energía que también aprovechan en “My Candidacy”, todo un arrebato punk de lo más sucio, y en la estupenda “Andy Go To School”, en la que se adueñan del espíritu de The Slits y se ponen de lo más juguetones. Además de “Curly Romance”, donde las guitarras suenan potentes, pero muy melódicas.

Su otro punto fuerte viene de la mano de los temas más relajados. Al igual que muchos artistas que salieron del punk, ellos también coquetean con ritmos más cálidos y menos contundentes. Algo que se les da muy bien en “Andrew”, con la que incluso te puedes echar unos bailes. O en “Danger Baby”, un tema donde dejan fuera toda la rabia que hay en el resto del disco, y se ponen bastante más luminosos que de costumbre.

Es cierto que, al no buscar el estribillo fácil, cuesta un poco meterse en el mundo de Pom Poko, pero al final, sus canciones, terminan enganchando. Y siempre está bien escuchar algo que se salga de lo convencional.

7,6

Un comentario

  1. yellowsnow77 · enero 21

    mediafire.com/file/d44d4wxol6xbj09/PP.zip/file

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s