Nick Cave & Warren Ellis – Carnage

Con que hayáis seguido el blog un poco de tiempo, ya sabréis que no soy muy seguidor de Nick Cave, porque creo que nunca ha caído un disco suyo por aquí. Ni de su carrera con los Bad Seeds, ni con Grinderman, ni ninguna de sus bandas sonoras. Y sí, tiene un talento descomunal y es uno de los mejores músicos de la historia, pero a mi nunca me ha terminado de llegar. Hasta ahora, que me he topado con su primer trabajo con Warren Ellis fuera del mundo de las bandas sonoras.

Carnage’ es otro disco que nace del confinamiento y de la necesidad de crear que muchos músicos han tenido al no poder girar. La pandemia truncó parte de la última gira de Nick Cave, y la que le traía a España, pero el australiano no contempló la opción de descansar. Y tampoco Warren Ellis, porque compusieron este disco en poco más de dos días, y en lo que ellos han calificado como “un proceso acelerado de intensa creatividad”. Y aquí es cuando te das cuenta del talento tan enorme que tienen. Porque crear un trabajo tan desgarrador y bello en un periodo tan corto de tiempo, no está al alcance de todos.

“Un disco brutal, pero hermoso, anidado en una catástrofe colectiva”. Esta frase del propio Cave describe bastante bien las sensaciones que te dejan las canciones de este álbum. Estamos ante un trabajo oscuro, pero vibrante, que se erige como una banda sonora perfecta para estos días convulsivos que vivimos. Y ya no solo estamos hablando de la pandemia, también de otros temas de actualidad que preocupan al mundo. Es el caso de “White Elephant”, en la que, claramente, hacen referencia al asesinato de George Floyd por parte de un policía. Una canción que cuenta con una primera parte oscura, en la que Cave llena su interpretación de rabia, y que cambia por completo en su segunda mitad, donde aparece un coro de góspel de lo más esperanzador.

Creo que, musicalmente, estamos ante un disco de lo más rico. Evidentemente, cuenta con ese poso cinematográfico que han ido creando en su carrera conjunta, lo que les da un toque diferente a los temas de Cave. Los teclados, sobrios y oscuros en muchas ocasiones, junto a las cuerdas, que también inundan el disco, se unen a lo solemnidad que suele desplegar el australiano. Un combo perfecto, que nos deja una barbaridad de lo más inquietante, como es el caso de la inicial “Hand of God”, donde, una vez más, hay referencias al cielo y al infierno, y todo adornado con unos coros espeluznantes. O esa “Old Time” casi fronteriza que nos traslada a un árido campo del viejo oeste.

Sobre todo, estamos ante un disco lleno de canciones que son pura belleza. Es el caso del emotivo tema titular, en el que se sacan de la manga un coro infantil, y donde Cave vuelve a recordar a su hijo fallecido. O de la serena “Alburquerque”, que, con apenas un piano y unas cuerdas, suena de la más esperanzadora. Algo que también ocurre con “Lavender Fields”. Pero es en “Shattered Ground”, la que podríamos calificar como la canción de amor del disco, donde más me han emocionado. Y es curioso, porque, al igual que toda la parte final del álbum, es de lo más minimalista, y aquí apenas cuenta con unos teclados como base instrumental. Eso sí, unos teclados que lo envuelven todo. Y para cerrar, nada mejor que “Balcony Man”, un clásico tema al piano de Nick Cave, en el que va subiendo de intensidad, para llegar a ese épico final en el que no para de repetir “This morning is amazing and so are you”. Ellos dos sí que son increíbles.

8,1

Un comentario

  1. yellowsnow77 · marzo 2

    mediafire.com/file/0jlke8k0wo7bmnb/NC+WZ.zip/file

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s