Painted Shrines – Heaven and Holy

Painted Shrines es el dúo formado por Jeremy Earl de Woods, y Glenn Donaldson, de The Skygreen Leopards, y más recientemente, The Reds, Pinks and Purples. Y claro, viniendo de estos dos geniecillos, es imposible que por aquí salga algo mal. Estamos ante uno de los trabajos más deliciosos y brillantes de lo que llevamos de año. Y eso que es un proyecto que hicieron en una semana de 2018 y que habían aparcado hasta ahora. Pero claro, el parón por la pandemia, y la ayuda de Jeff Moller, de Papercuts, que grabó el bajo de todas las canciones durante el confinamiento, los ha llevado a recuperar estas canciones. Y menos mal, porque hubiera sido una pena que se hubieran quedado en el olvido.

Heaven and Holy’ es un disco que juega con la sencillez, donde no buscan sorprender, pero sí que su música resulte de lo más agradable. Van directos al grano, y eso que el disco cuenta con cinco temas instrumentales. Pero la verdad es que hasta ahí aciertan. La energía que tiene “Panoramic”, con esa guitarra que guía sus apenas dos minutos, o esa pequeña maravilla llamada “The Bzc”, la cual, con su ritmo animado, y su juguetona guitarra, produce una sensación de buen rollo y libertad, funcionan a la perfección. Si es cierto que el mundo más psicodélico de “Soft Wasp” y “Coast” no es tan resultón, pero no desentonan con el resto del álbum.

Buena parte de las canciones de este disco tienen ese aire desenfadado y sincero con el que contaban los primeros trabajos de Woods. Eso, unido al toque pop que le da Donaldson, hace que nos encontremos ante media docena de temas que rozan la perfección. Y ojo, que otra de sus cosas buenas, es que no se cortan a la hora de pisar el pedal de distorsión. Algo que muestran en esa preciosidad llamada “Satures the Eye” que abre el álbum, en la que tiran de su lado más melancólico para crear una delicia de canción de aires sixties -la influencia de The Byrds es más que evidente en todo el disco-. O en “Painted Shrines”, donde les da un ataque de distorsión absolutamente brillante. Incluso en esa preciosa balada llamada que da título al disco, en la que, por cierto, cantan los dos, tiene una buena dosis de suciedad. Y cuando esa suciedad no aparece, nos dejan temas como “Gone” o “Not So Bad”, los cuales cuentan con una delicadeza pop que es una delicia -en Pitchfork mencionan a The Go-Betweens, y la verdad es que han estado acertados-.

Ojo con este primer trabajo de Painted Shrines, porque se puede convertir en una de las grandes sorpresas de 2021. Y la verdad, espero que así sea.

8,1

2 comentarios

  1. yellowsnow77 · marzo 8

    mediafire.com/file/f4eew1uquhn8ea7/glen+y+julian.zip/file

  2. Pingback: The Reds, Pinks & Purples – Uncommon Weather | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s