Bachelor – Doomin’ Sun

Estaba claro que, tarde o temprano, Melina Duterte (Jay Som) y Ellen Kempner (Palehound) tenían que coincidir y hacer algo juntas. Las dos artistas llevan años elogiándose la una a la otra, y dejando caer que la unión de sus dos talentos podría dar con algo realmente interesante. Y aquí estamos, con un nuevo proyecto llamado Bachelor, en el que demuestran que no estaban nada equivocadas.

Resulta curioso como compusieron y grabaron las canciones de este disco. Alquilaron una casa en Topanga (California), y durante dos semanas llevaron un plan de trabajo a rajatabla. Se levantaban tarde, almorzaban, trabajaban juntas durante unas horas, se daban espacio otro par de horas, y veían la tele hasta bien entrada la madrugada. Ese autoaislamiento, que ocurrió un poco antes del obligatorio que vivió todo el mundo, solo fue alterado por algún amigo y alguna pareja que pasó por allí a colaborar. Así, Buck Meek y James Krivchenia de Big Thief, se dejaron caer una tarde y grabaron unas guitarras y unas baterías. Y Annie Truscott, de Chastity Belt, y novia de Duterte, además de compañera en Routine, tocó el violín en varios temas. Todo lo demás nació de la complicidad que vivieron ellas dos durante esas dos semanas.

A pesar de que con sus otros proyectos las podemos meter en el carro del indie-rock, ‘Doomin’ Sun’ va mucho más allá. De hecho, desde aquí, advierto que no es uno de esos trabajos de pegada fácil como parecía que iba a ser tras escuchar los singles. Y es que, en esos temas que sirvieron de adelanto, es donde nos muestran su lado más directo. Así, en la inicial “Back of My Hand”, se dejan llevar por una caja de ritmos y se hacen con el tema más pegadizo y popero del álbum -ojo con ese vídeo en el que supuestamente secuestran a Harry Styles-. Y en “Stay in the Car” deciden que hay que endurecer las guitarras e irse al indie-rock de los noventa. Algo que también hacen en la más reposada “Anything al All”. Pero el resto del álbum tira hacia otro lado.

En buena parte del disco se meten de lleno en un mundo más introspectivo en el que el folk tiene más presencia. Es el caso de la delicada y minimalista “Went Out Without You”, o de la algo más preciosista “Sick of Spiraling”. Y cuando lo fusionan con un mundo más ensoñador, nos dejan pequeñas joyas como “Spin Out” y “Aurora”, que son realmente bonitas. Eso sí, para cerrar prefieren volver a la acústica y el minimalismo en el delicioso tema titular.

La propuesta de Bachelor funciona, y lo hace porque han dejado sus otros proyectos fuera y han fusionado sus talentos para crear algo nuevo. Y su debut es una buena muestra de ello.

7,9

2 comentarios

  1. yellowsnow77 · mayo 31

    mediafire.com/file/lzvq3fs1q4sb4kb/soltero.zip/file

  2. Pingback: Julia Shapiro – Zorked | Don't Eat The Yellow Snow

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s