Japanese Breakfast – Jubilee

Michelle Zauner, la artista que lidera Japanese Breakfast, ha decidido que está harta de reflejar la tristeza en sus canciones. Hasta ahora, sus discos estaban fuertemente influidos por la muerte a causa del cáncer de su madre. Y su reciente biografía, llamada ‘Crying in H Mart’, la cual está siendo todo un éxito en Estados Unidos, también. Pero eso se acabó. Según ella misma, su nuevo trabajo va sobre la alegría. Lo que no significa que estemos ante un disco totalmente eufórico, pero sí bastante liberador para ella. Y más ahora que por fin ha salido, porque va con un año de retraso por la dichosa pandemia.

Jubilee’ refleja muy bien el cambio sonoro que ha ido experimentando la música de Japanese Breakfast con los años. Lo que empezó como un proyecto un tanto lo-fi y lleno de guitarras, se ha sofisticado y abierto a otro tipo de sonidos. Con la ayuda de Craig Hendrix, batería de la banda y su mano derecha desde el comienzo de su carrera, han logrado dar con una colección de canciones que no puede sonar mejor. Y lo hacen en todas las facetas del álbum, que son unas cuantas.

El tercer trabajo de Japanese Breakfast empieza con “Paprika”, toda una delicia pop inspirada en el cine del director Satoshi Kon, que tiene una parte final en la que entra una orquesta, que es una absoluta maravilla. Pero enseguida cambian de tercio, porque “Be Sweet”, ese single con el que sorprendió hace unos meses, es un derroche de pop sintético que funciona a la perfección -se nota la mano de Jack Tatum de Wild Nothing-. De hecho, ya se ha convertido en un pequeño éxito en su carrera. Y ojo, porque este mundo electrónico, que ya aparecía en su anterior trabajo, también se deja ver en la excelente, y muy bailable, “Slide Tackle”. Además de en esa rareza llamada “Savage Good Boy”, en la que su pop de guitarras se codea con toque sintéticos, y con un ritmo de lo más juguetón.

A pesar de ser un disco en el quieren reflejar la alegría, una parte importante de él es bastante reposado y melancólico. Y hay que reconocer que saben cómo hacer este tipo de temas. Ahí está la delicada, y algo surfera, “Kokomo, IN”- supongo será un guiño a los Beach Boys, aunque no hablen de mismo Kokomo-. O ese precioso baladón llamado “Tactics”, en la que se apoyan en toda una orquesta para crear una de las canciones más bonitas de su carrera. Pero es en “Posing In Bondage” donde sacan sus mejores cartas. Aquí la melancolía se tiñe de electrónica, y logran dar con una de esas canciones en las que los sonidos sintéticos te arropan de la mejor forma posible. Aunque hay que decir que los más de seis minutos de “Posing For Cars”, que juegan en la liga contraria, la del rock, también son brutales.

No tengo dudas de que estamos ante el mejor disco de Japanese Breakfast, y ante uno de los grandes trabajos de este 2021. Lo que demuestra que la felicidad también es una buena musa.

8,1

3 comentarios

  1. yellowsnow77 · junio 4

    mediafire.com/file/yyw4teydp08qm2y/jubilada.zip/file

  2. Alberto Secades · junio 18

    Soy consciente de lo mucho que visito tu página, porque muchas de tus recomendaciones las encuentro llenas de interés y criterio. Y me doy cuenta de lo poco que dejo comentarios para agradecer tu esfuerzo, cosa que trato te enmendar ahora.

    Gracias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s