Yard Act – The Overload

Con apenas dos años de vida, Yard Act se han convertido en una de las grandes esperanzas del nuevo rock británico. El grupo de Leeds debutó y despegó con un single en pleno confinamiento, y a partir de ahí no han parado. De hecho, editan su primer álbum con una multinacional y puede que se coloquen en el primer puesto de las listas británicas de la semana que viene. Como siempre pasa en estos casos, hay que preguntarse si realmente es para tanto y si realmente merecen tanto la pena. Y esta vez hay que decir que sí. Tienen todo lo necesario para que su propuesta vaya más allá del hype de turno.

The Overload’ es el álbum definitivo de la era post-Brexit. James Smith, su cantante, y compositor de buena parte de los temas que contiene este disco, tiene talento de sobra para diseccionar a la sociedad de su país. Smith arremete contra el capitalismo salvaje que vive el Reino Unido, y que, lamentablemente, se puede transpolar a buena parte del mundo. Así, nos deja canciones en las que lanza dardos contra los hombres de negocios grises (“The Incident”), o contra el anticapitalista que cambia de parecer en cuanto le llueve algo de dinero (“Rich”). Pero también es capaz de hacer una letra brillante sobre un señor que no quiere nada más que una vida tranquila, y sin lujos, y muere prematuramente de cáncer (“Tall Poppies”).

Para contarnos todas estas historias, Yard Act se apoyan en el lado más british del post-punk. Así que durante poco más de media hora, podemos escuchar a James Smith tirando de la forma de cantar de su compadre Mark E. Smith. Pero lo bueno es que no se queda ahí. Buena parte de las canciones del disco explotan en un estribillo pegadizo que les da un toque mucho más pop. Solo hay que escuchar esa “The Overload” que lo abre, la cual cuenta con uno de esos estribillos de lo más coreables. Además de un ritmo de lo más bailongo. O esa “Payday” en la que sus guitarras se fusionan con un teclado juguetón. Una canción que, por cierto, me ha recordado un poco a Tom Tom Club. Y ojo, porque la influencia de la banda norteamericana no se queda ahí, y en “Pour Another” incluso se acercan a los mismísimos Talking Heads.

Se podría decir que la otra gran influencia de este disco es el britpop. Especialmente Jarvis Cocker y sus Pulp. Con esto no digo que se saquen un “Common People” de la manga, pero sí que hay unos pocos temas en los que la forma de cantar de Smith se asemeja bastante a la de Cocker. Es el caso de esa “Dead Horse” en la que nos hablan de las “fake news” mientras nos hacen bailar. O de “Land Od The Blind”, que es más british que las Fish and Chips.

Yard Act superan con nota la prueba del álbum de debut y entregan uno de los primeros grandes trabajos de 2022.

8

Un comentario

  1. yellowsnow77 · enero 21

    mediafire.com/file/dyv6ssbd3d4j2y3/ya.zip/file

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s