Dehd – Blue Skies

Dehd me conquistaron del todo con su anterior trabajo, un disco que no solo acabó entre lo mejor de 2020 en este blog, también en una buena cantidad de medios internacionales. Y es que, el trío de Chicago ha ido evolucionando poco a poco hasta encontrar un sonido que, bebe de muchas cosas, pero que no deja de ser propio. La sentida forma de cantar de Emily Kempf, los estupendos juegos de batería que hace Eric McGrady, y esa guitarra limpia, casi surf, de Jason Balla, son los tres ingredientes principales con los que consiguen que su propuesta sea una de las más interesante del rock actual. Algo que se confirma con su nuevo álbum.

Gracias a la pandemia, Dehd han tenido más tiempo para preparar estas canciones, y eso es algo que se nota. Su sonido es incluso más limpio que el de su anterior trabajo, que ya contaba con una mejora de producción importante respecto a sus primeros álbumes. Y hay que decir que les sienta de maravilla. Balla, que también ha producido el disco, le ha pillado el punto a su banda. De hecho, como dato curioso, muchos de los amplificadores de batería que suenan en el álbum, están fabricados por él mismo, ya que fue su hobby durante los días de confinamiento. Y hay que decir que suenan mejor que nunca.

Blue Skies’ es un disco en el que, como viene siendo habitual, la banda de Chicago va directa al grano. Apenas dura media hora, y la gran mayoría de sus canciones no pasan de los dos minutos de duración. Y si a esto le unimos ese sonido más limpio, y un ligero toque más pop, nos encontramos con un buen montón de temas que funcionan a la perfección como single. Es el caso de esa “Bad Love” tan new-wave que ya tenemos más que contralada -fue el primer adelanto-. O de la juguetona “Bop”, en la que, incluso se atreven a dar un poco protagonismo a los teclados. Algo que se aprecia bastante más en “Empty in My Mind”, una autentica maravilla pop que me tiene conquistado desde el día que salió como single. Y luego tenemos esa genial “Stars” en la que recuperan estupendamente su faceta más rock.

Dehd tampoco han perdido parte de esa épica que encontrábamos en su anterior trabajo. Solo que, aquí, al darle más protagonismo a las baterías, ahora suena más clara y potente. Ahí está esa “Clear” en la que Kempf da buena cuenta de su chorro de voz. Aunque, como es habitual en su carrera, se turna con Ball. Pero donde más claro queda esto es en “Window”, todo un torbellino sonoro, en el que las baterías suenan más potentes que nunca. Y si nos vamos a su rollo más retro, vemos que también les sigue funcionando muy bien. Solo hay que escuchar la deliciosa “Memories”, en la que se van directos al pop los sesenta. Algo que también se puede apreciar en esa “Waterfall” llena de coros. Pero eso sí, para cerrar, vuelven a mundos más rock y nos dejan la enérgica, y algo sucia, “No Difference”.

8,2

Un comentario

  1. yellowsnow77 · mayo 27

    mediafire.com/file/a4etncxdn9ffor8/cielos+azules.zip/file

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s