Momma – Household Name

El otro día vi que Singles, aquella película de Cameron Crowe que pretendía ser un reflejo de la generación grunge, había cumplido 30 años. Algo que me hizo sentirme un tanto mayor y me llevó a pensar que, es muy probable, que estemos inmersos en un revival de los 90. De hecho, si nos fijamos un poco en la moda o en la música, es más que evidente. Además, en muchas variantes, porque hace unos días me comentaban unos amigos que no habían parado de escuchar makina en la última edición del Sonar. Pero tranquilos, que esa parte del revival no va a caer por aquí. Prefiero centrarme en ese indie-rock que copó buena parte de la música de esos años. Y ahí es donde entra el último trabajo de Momma, un joven dúo de Brooklyn que no puede negar sus influencias.

Tengo que reconocer que, cuando has vivido de pleno la época que se trata de recrear de nuevo, cuesta un poco que estas nuevas propuestas no te parezcan un poco insípidas. Personalmente, acabé un poco harto del indie-rock, rock alternativo, grunge, o como lo quieran llamar. Creo que es un estilo de música muy anclado en un corto periodo de tiempo algo oscuro y lleno de desencanto. Justo lo contrario a lo que queremos vivir ahora tras la pandemia. Y quizá, por eso, me ha costado un poco meterme en este ‘Household Name’. Aunque lo cierto es que un disco que me podría haber flipado en 1993.

Ya sabéis de que va esto: guitarras distorsionadas, un poco de intensidad, y un cierto punto melódico que lo hace todo más llevadero. Y ahí es donde Momma destacan, porque, detrás de ese envoltorio tan 90s, hay un alma un tanto pop. Es en esos momentos donde Etta Friedman y Allegra Weingarten consiguen que su propuesta llegue muy arriba. Temas como “Speeding 72”, con ese punteo de guitarra tan pegadizo; el potente “Medicine”, o ese “Motorbike” tan Veruca Salt, son notables. Además de “Lucky”, que casi podría ser su “Today” -la influencia de Smashing Pumpkins es más que evidente en buena parte del álbum-, y la estupenda, y muy The Breeders, “Callin Me”.

Cuando endurecen más su sonido me cuesta un poco más pillarles el punto. Reconozco que un tema como “Rockstar”, con esas guitarras densas que, de repente, se vuelven más melódicas, no está nada mal. Pero cuando se ponen un poco más esquivas, como es el caso de “Rip Off” y “No Bite”, que, casualmente, sirven de apertura y cierre del álbum, no me terminan de convencer. Afortunadamente, se dejan un poco de espacio para llevar ese lado más crudo de su indie-rock a mundos más pop, y entregar un tema como “No Stage”.

7,4

Un comentario

  1. yellowsnow77 · julio 4

    mediafire.com/file/wgq7mwg61g06218/momia.zip/file

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s