Toledo – How It Ends

Toledo es una de esas bandas que no he parado de ver en ver en mis redes sociales en las últimas semanas. Este dúo formado Dan Álvarez de Toledo y Jordan Dunn-Pilz ha calado bastante entre los seguidores de ese folk ensoñador que no le tiene miedo a meterse en terrenos algo más rock, o incluso pop. Y es que, estos dos chicos de Massachussets, que se conocen desde la más tierna infancia, y que un buen día se mudaron a Nueva York para hacer su música, tienen talento de sobra para hacer ese tipo de canciones que te abrazan y ya no te sueltan. Algo que dejan claro con su precioso álbum de debut.

How It Ends’ es un álbum que sorprende por su sonido, y que no parece el debut de una joven banda. Pero claro, sus dos integrantes se conocen muy bien y han dedicado un buen tiempo a pulir muchas de estas canciones. Además, han contado con bastante ayuda a la hora de grabarlas. De hecho, en sus créditos, aparece Melina Duterte, a la que conoceréis por ser la jefa de Jay Som. Pero lo cierto es que parece que tenían claro por donde querían ir desde un principio. Así, nos encontramos con un disco lleno de guitarras acústicas que te acarician, teclados ensoñadores, y una delicadeza de lo más acogedora a la hora de interpretar sus letras.

Me ha sorprendido un poco que mencionen a Gotye como una de sus grandes influencias. En parte, porque muchos pensamos que el belga no fue más que un one hit wonder -es muy probable que estemos equivocados-. Pero el caso es que sí que se aprecia algo de esa delicadeza a la hora de cantar. Solo hay que escuchar “Soda Can”, el precioso tema que lo abre, y que sirve de guía al resto del álbum. Es un corte de folk-pop luminoso y ensoñador en el que no tienen ningún problema en irse hacia un mundo más pop. Algo que también ocurre en “Boxcutter”, donde se atreven a darle algo de distorsión a sus guitarras. Un guion que también siguen en el tema titular, en el cual, según ellos mismos, querían sonar a Bowie. O en la estupenda “Ghosty”, en la que, incluso, se animan un poco más.

Lo bueno que tienen Toledo es que su propuesta también funciona muy bien en los momentos más íntimos. Los que, para mí, me parecen los más difíciles. Pero ellos consiguen que temas tan delicados como “Hideout” o “Climber” entren a la primera. De hecho, el estribillo de la segunda me parece de lo más bonito. Además de esa carta de amor a Nueva York que es “L-Train”, la cual escribieron nada más llegar, y que ya se ha convertido en un pequeño hit en su carrera. Y ojo, que también les gusta jugar con los contrastes. Algo que hacen en “Keep It Down!” y “Leopard Skin”, dos temas que empiezan la forma más delicada y tranquila, y en los que terminan pisando el acelerador en su parte final. Eso sí, sin excesos, como todo en este álbum.

7,9

3 comentarios

  1. yellowsnow77 · octubre 4

    mediafire.com/file/29jc685zndfniml/como+acaba.zip/file

  2. Alberto Secades · octubre 22

    Siempre se me pasa darte las gracias por la cantidad de música que descubro por tu increíble trabajo.
    Lo hago ahora, con este hallazgo:

    Gracias

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s