Caitlin Rose – CAZIMI

Este año he echado en falta más discos de rock femenino con sabor norteamericano. Ya sabéis, artistas jóvenes que han crecido con la música de raíces heredada de sus padres, pero que no pueden evitar darle ese toque indie que lo inundaba todo cuando nacieron. Algo que se puede aplicar perfectamente a la carrera de Caitlin Rose, una chica de Nashville que despuntó hace más de una década con un álbum de debut donde dejaba ver todas sus raíces tejanas. Así siguió en su continuación, aunque ahí ya dejaba ver un tono más rock en algún tema que otro –“Only a Clown” era estupenda-. Y ahora, nueve años después, vuelve con un tercer trabajo en el que nos encontramos con una Rose absolutamente renovada.

 ‘CAZIMI’ se terminó de grabar justo antes de la pandemia, por lo que supongo que Rose ha preferido guardarlo en un cajón hasta que las cosas se pusieran un poco mejor y pudiera darle una promoción como se merece. Y hay que decir que se merece todo, porque es un trabajo vibrante y lleno de grandes canciones. Rose se ha rodeado de lo mejores músicos de Nashville, y les ha dado fuerza a sus composiciones. De hecho, apenas hay rastro de ese country que inundaba su debut, y cuando lo hay, está acompañado de una faceta mucho más indie-rock. Algo que se puede apreciar fácilmente en las estupendas “How Far Away” y “Holdin’”. Además de en ese baladón llamado “Blameless”.

No me extraña nada que se haya decidido por sacar a la luz su lado más rock, porque lo maneja de maravilla. Solo hay que escuchar un tema como “Nobody’s Sweetheart”, que empieza de la forma más contenida, pero que termina creciendo en su segunda parte. De hecho, ese estribillo acompañado de una potente batería es de lo más alucinante. Un guion que también sigue en la emocionante “Lil’ Vesta”. Incluso en esa “Getting It Right” que hace junto a Courtney Marie Andrews, una canción que, en condiciones normales, estaría destinado a convertirse en un himno de country-rock, pero su batería potente, y sus teclados, la meten mundos más pop.

Caitlin Rose nos tiene reserva alguna sorpresa que otra en este trabajo. La primera llega nada más empezar con “Carried Away”, una delicada balada que va creciendo poco a poco, y que cuenta con una evidente influencia del “Sweet Jane”. Una referencia que ya dice lo mucho que ha cambiado su forma de ver la música. Pero esa es solo la primera sorpresa, porque en “Modern Dancing” saca las cajas de ritmos y los teclados, y se hace con toda una delicia de pop-rock absolutamente bailable. Unos teclados que aparecen de nuevo en “Only Lies”, el tema que cierra el álbum de la forma más épica y vibrante posible.

7.9

Un comentario

  1. yellowsnow77 · diciembre 9

    mediafire.com/file/3ci9pnl8cn9oei3/cat+rosa.zip/file

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s