The Murder Capital – Gigi’s Recovery

No puedo evitar reírme como un poseso cada vez que escucho eso de que el rock está muerto. Sobre todo, cuando cada vez hay más bandas relativamente nuevas haciendo cosas realmente interesantes con una guitarra, un bajo, y una batería. Es el caso de The Murder Capital, un grupo de Dublín que, en 2019, tuvo cierta repercusión con su álbum de debut, y que ahora entrega su continuación. Y ojo, porque ya he visto artículos y críticas de esto trabajo que rebosan entusiasmo. Es más, en unas cuantas de ellas ya hablan de uno de los discos de este 2023. Y lo cierto es que no puede llevarles la contraria.

Viniendo de Dublín y acercándose bastante a los sonidos post-punk, es bastante normal que salgan las comparaciones con Fontaines D.C. Pero lo cierto es que empezaron prácticamente a la vez, lo que pasa es que los de Grian Chatten han tenido un ascenso brutal en un periodo muy corto de tiempo. Además, la propuesta de The Murder Capital va mucho más allá. Para empezar, rezuman bastante más tristeza y sus canciones se expanden hacia otros sonidos. De hecho, las primeras maquetas de este ‘Gigi’s Recovery’ se rechazaron porque eran demasiado tristes. Y luego resulta evidente que aquí hay bastante más ganas de jugar con las texturas de las canciones y no irse hacia el post-punk más clásico. Además, el sonido que les ha sacado John Congleton, su productor, es mucho más expansivo.

The Murder Capital han sido muy listos con la secuencia de este segundo trabajo. De primeras, y tras esa intro que es “Existence”, nos encontramos con “Crying” y “Return My Head”, dos de los temas más directos del álbum. Y eso que, a pesar de compartir la intensidad que sobrevuela a lo largo de todo el disco, son bastante diferentes. La primera, es una de esas canciones que van subiendo poco a poco y que acaban con esa intensidad saliendo a borbotones. Sin embargo, en la segunda, van directos al grano y entregan un pepinazo de lo más potente. Aunque lo cierto es que, éste, no es el sonido más representativo del álbum, prefieren que las canciones se vayan cociendo a fuego lento, como es el caso de las estupenda “Ethel”.

Creo que lo mejor del álbum es cuando no se van a lo más evidente.  Es el caso de “The Stars Will Leave Their Stage”, que empieza con un teclado de lo más tímido, pero que va subiendo potencia a lo largo de sus casi cinco minutos y estalla en su parte final. Además, resulta increíble como entra esa batería de vez en cuando. O de “A Thousand Lives”, donde aceleran su base rítmica y se dejan llevar por un sonido bastante cercano a los Radiohead de ‘In Rainbows’. Además de ese lado más pop, y casi ochentero, que presenta “We Had To Disappear”, que es una de las joyas del disco. Y ojo, porque en “Only Good Things”, nos dejan un tema que bien podríamos calificar de alegre. De hecho, es el single principal del álbum, y hay que reconocer que tiene alma de hit.

8

3 comentarios

  1. yellowsnow77 · 13 Days Ago
  2. salakov🔻 (@salakov) · 10 Days Ago

    Eskerrik asko!!!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s