Novedades 2021 (7ª Parte)

Ya sé que dije que no pasaría de las 40 canciones en las recopilaciones mensuales, pero siempre puede haber alguna excepción. En este caso ha sido porque en el último momento han salido varios temas que quería meter (Saint Etienne, Black Marble, Dry Cleaning, Porridge Radio y Dry Cleaning), pero en realidad, hasta ayer, se ajustaba a esas 40 canciones que me había puesto como tope. Además, estamos casi en agosto, y ya no habrá recopilaciones hasta septiembre, así que no pasa nada porque esta contenga 45 temas.

La verdad es que ha sido un mes de los más fructífero. Y eso es algo que se nota en esta recopilación, la cual, como siempre es bastante ecléctica. Además, contiene unas cuantas versiones, como la del “Run Run Run” de la Velvet a cargo de Kurt Vile, o la del “Eisbär” de Grauzone, que Melenas han llevado a su terreno y han bautizado como “Osa Polar”. Y alguna que otra sorpresa, como una canción de Natalie Imbruglia, que con la ayuda de Albert Hammond Jr se ha sacado de la manga uno de los mejores temas de pop de las últimas semanas. Eso sí, el premio a la canción del mes se lo llevan Amen Dunes y su estupenda “Feel Nothing“.

Espero que os guste.

  1. Todo El Mundo Quiere Hacerte Daño / Los Punsetes
  2. Moreno de contrabando / Carolina Durante
  3. 18 Cigarettes / Ducks Ltd.
  4. I’d Rather Astral Project / The Reds, Pinks And Purples
  5. Stay Away Still / My Idea
  6. u v v p / Illuminati Hotties Feat Buck Meek
  7. Dawn Bends / Mac McCaughan feat. Yo La Tengo
  8. Rae Street / Courtney Barnett
  9. Galacticana / Strand Of Oaks
  10. Phoenix (feat. Fleet Foxes & Anaïs Mitchell) / Big Red Machine
  11. Reach Out / Sufjan Stevens Feat Angelo De Augustine
  12. Living Proof / The War On Drugs
  13. True Love / Hovvdy
  14. New Slang / Porridge Radio
  15. Thirstier / Torres
  16. Rom Com 2004 / Soccer Mommy
  17. Cherry Flavored Stomach Ache / HAIM
  18. Run Run Run / Kurt Vile
  19. Bug Eggs / Dry Cleaning
  20. Helsinki I / Martes Niebla
  21. Okay / Porches
  22. Party Again / TOPS
  23. Maybe It’s Great / Natalie Imbruglia
  24. Islands In The Stream / Alex Cameron feat. Roan Yellowthorn
  25. A Full Syringe And Memories Of You / The Boo Radleys
  26. Stoned at the Nail Salon / Lorde
  27. Say What You Will / James Blake
  28. Gloria / Angel Olsen
  29. Osa Polar / Melenas
  30. Bunny Is A Rider / Caroline Polachek
  31. Good Girls / Chvrches
  32. Wounds of Love / Nation of Language
  33. 0 Позже / The Violent Youth
  34. World on Fire / The KVB
  35. Infinite Sadness / Xeno & Oaklander
  36. Somewhere / Black Marble
  37. Nobodys Loves You (Korine Remix) / Small Black
  38. Embrace Death / Male Tears
  39. Only Love / Tycho feat. Benjamin Gibbard
  40. Polaris / Damon Albarn
  41. Diver / Lala Lala
  42. Going Out / Loma
  43. Pond House / Saint Etienne
  44. Fantasy Island / Clinic
  45. Feel Nothing / Amen Dunes feat. Sleaford Mods

Alex Cameron – Miami Memory

alex cameron

Alex Cameron se ha creado un personaje complicado que, en algunas ocasiones, puede resultar algo controvertido. El de Sydney ha declarado en más de una ocasión que él siempre se ha dedicado a explorar la masculinidad toxica desde una forma irónica, y que se siente atraído por el comportamiento de los hombres desde que era muy joven. Esto le ha llevado a alguna polémica que otra, como la de emplear la palabra “faggot” (maricón) en su canción ‘Marlon Brando’. Pero todo esto viene de su extraña forma de denunciar la misoginia que ve a diario. De hecho, conoció a su pareja rodando un falso documental sobre el ego que tienen muchos artistas masculinos a la hora de crear. Así que, aunque hay veces que es complicado, todo consiste en saber pillar esa ironía.

Cameron está enamorado, y eso se nota a lo largo de todo el álbum. “Miami Memory” está inspirado en su vida junto a Jemima Kirke, la actriz que interpretaba a Jessa en la serie Girls, e hija del batería de Bad Company y Free. El australiano está contento con esta nueva vida, y la retrata a su manera en este trabajo. Un claro ejemplo es la inicial ‘Stepdad’, una estupenda canción, bañada en sintetizadores, en la que nos cuenta lo que es ser un padrastro. Y así sigue en ‘Miami Memory’, donde le dice a su novia que quiere comerle el culo como si fuera una ostra, o siendo un poco más fino en ‘Gaslight’, que es una preciosa canción de amor.

Musicalmente está más clásico que en sus dos trabajos anteriores. Los sintetizadores aparecen en varias ocasiones, pero sí es cierto que se ha quitado un poco de encima algo de la capa sintética que solía cubrir sus canciones. Así, nos encontramos con cortes más rock como ‘Far From Again’ y ‘Bad For The Boys’, donde le da protagonismo al saxo (una vez más), e incluso canciones cercanas al soul, como es el caso de ‘PC With Me’ y ‘Other Ladies’. La verdad es que no están mal, pero sí es cierto que, lo que más me gusta de su música, es esa fusión entre el mundo crooner y la electrónica. Ahí está la estupenda ‘Divorce’ como prueba, o la épica ‘Too Far’, con la que cierra el álbum de la mejor forma posible.

Tercer disco, y tercera muestra de que Alex Cameron es uno de los artistas masculinos más interesantes de la escena actual.

7,7

Alex Cameron – Forced Witness

a2635762742_10

Prácticamente, no he parado de escuchar a Alex Cameron en todo el año, ya que descubrí su primer trabajo un poco tarde, y desde antes de verano está publicando los adelantos del segundo. Casi sin darme cuenta, se ha convertido en uno de mis artistas favoritos, y la verdad es que todo lo que hace me gusta. Y eso que, ahora, en este nuevo álbum, se ha quitado de encima su lado más oscuro, y se ha decantado por un pop mucho más luminoso. Eso sí, lo que no se ha quitado de encima es el sonido de los ochenta; ese que maneja con bastante acierto.

Puede que ‘Candy May’ sea la canción que más he escuchado en estos últimos meses. El tema que sirvió de primer adelanto, y el que abre el álbum, es una pequeña joya, en la que sigue apostando por el rollo crooner, pero desde una perspectiva más pop. Además, está muy bien acompañado por Angel Olsen, que pone los coros en su magnífico estribillo, y por su saxofonista, que nos deja un solo de lo más majo en su parte final. Con este comienzo, es complicado seguir tan arriba durante el resto de disco, pero el australiano lo consigue con bastante facilidad. De hecho, Olsen aparece de nuevo un poco más tarde, y lo hace en un precioso dúo llamado ‘Stranger’s Kiss’, donde nos encontramos con otra de sus influencias más claras: Bruce Springsteen. Algo que también se puede apreciar en ‘True Lies’, otro de los grandes momentos del disco.

Quizá se la producción de Jonathan Rado, una de las dos mitades de Foxygen, pero estamos ante una faceta más alegre y desenfada del australiano. Es más, resulta fácil lanzarse a la pista de baile con alguno de sus temas. Es el caso de la parte final de ‘Country Figs’, donde, una vez más, el saxo vuelve a ser el protagonista. Pero es en ‘Runnin’ Outta Luck’, una canción co-escrita junto a Brandon Flowers, donde nos encontramos con su lado más abiertamente pop. Todo un hit que no se queda solo en esta reivindicación del sonido ochentero más desenfadado. Ahí está la magnífica ‘Politics of Love’, que es un poco más elegante, pero totalmente pop. Además, tiene un estribillo al que es difícil resistirse. Y también podríamos meter en este carro esa ‘The Chihuahua’ y su toque caribeño.

La parte más áspera del disco se la lleva ‘Marlon Brando’. Aquí sale su vena más macarra y nos cuenta la historia del típico broncas de bar que intenta conquistar a la chica pegándose con otros. Es una canción que bordea lo políticamente incorrecto con la frase “You tell that little faggot call me faggot one more time”. Aunque eso sí, luego lo arregla un poco tratando de disculparse por ser un rebelde sin causa busca peleas (“And I know that I blew it and I know it ain’t right to be calling men faggots and to be starting fights”). El caso es que la canción es un temón, y su intenso final, donde salen a paseo las guitarras distorsionadas, es de lo mejor del álbum.

Alex Cameron debería convertirse en una estrella, ya que tiene las canciones, y la actitud para serlo. Ahora solo falta que haya algo de justicia en el mundo de la música.

8

Alex Cameron – Jumping the Shark

f9d77b2ef3b41b64130695e8e5a9ca37-900x900x1

Si hay algo que me gusta de todo este rollo de la listas de fin de año, es encontrarme con discos interesantes que se me han pasado de largo. Uno de ellos es el de Alex Cameron, al que he empezado a escuchar gracias a estas listas, y a su confirmación para la próxima edición del Primavera Sound.

Jumping the Shark es el álbum de debut de este australiano que tanto le debe a su compatriota Nick Cave. Sobre todo en su voz profunda y densa, casi de barítono, ya que musicalmente está más cerca de Alan Vega y sus Suicide. Y es que, lo de fusionar electrónica, oscuridad y esa voz, sienta muy bien. Es algo que ya vimos en los discos de Jack Ladder, otro australiano que, lamentablemente, no ha tenido mucho éxito.

En estas ocho canciones, Cameron se acerca al sonido oscuro de post-punk y la no-wave de los ochenta, como bien demuestra en Gone South o en She’s Mine, pero no se queda ahí. Lo bueno es que cuenta con una faceta un poco más pop, y más luminosa, con la que llega a niveles muy altos. Es el caso de la melancólica Happy Ending, con la que abre el disco acercándose al synth-pop más primitivo, o de Real Bad Lookin’, en la que no tiene ningún problema en dar protagonismo a unos teclados absolutamente ochenteros. Eso sí, luego ensucia la canción con una guitarra un tanto guarra. Pero es en The Comeback donde demuestra su faceta más melódica, y lo hace acercándose a Bruce Springsteen. Sobre todo en su tono de voz, que suena más esperanzadora y menos oscura.

“I starded a new life on the internet”. Así empieza The Internet, uno de los temas de la parte final del álbum, donde nos encontramos con otro Cameron. Aquí se pone un poco más minimalista, y nos deja una especie de oda (sarcástica) a la vida moderna para la que solo necesita un teclado y su voz. Algo parecido a lo que nos propone en Take Care of Business, el corte con el que cierra el álbum a lo grande. Y digo a lo grande porque, en su parte final, se pone épico, y nos deja dos de los minutos más geniales de los últimos meses.

Sin duda alguna, el debut de Alex Cameron, ha sido una de las sorpresas más agradables que me he encontrado en este final de año. Si lo llego a descubrir antes hubiera aparecido en alguno de los repasos a lo mejor del año que he puesto en estos últimos días.

7,9